Roberto Centeno

marzo 19, 2008

CONCEPTOS ECONÓMICOS: LA INFLACIÓN (1)

Filed under: Uncategorized — robertocenteno @ 10:57 am

EXPLICACIONES para El Disparate Económico / 19.03.2008

Me piden muchos oyentes el que explique en forma sencilla, algunos de los conceptos económicos  de actualidad, es decir los que se están manejando más habitualmente en estos días, para una mejor comprensión de lo que está sucediendo a su alrededor. Voy a tratar de hacerlo todas las semanas, aunque no en la forma sistemática en la que se estudia en, por ejemplo, primer curso de macroeconomía, sino en la forma en que estos conceptos vayan emergiendo en las noticias o preocupaciones más recientes. Y dado que hoy se ha conocido el dato mensual de inflación, un 4,4% en tasa interanual, es decir, en el periodo de doce meses que van desde marzo 2007 a febrero 2008, ambos incluidos, empezaré precisamente por este concepto.

El concepto inflación se refiere al aumento del nivel general de precios, denominándose tasa de inflación al porcentaje de variación de este nivel general de precios, y para calcularlo se emplean índices de precios que son medias ponderadas  de la evolución de un conjunto de bienes y servicios representativo tanto del consumo de las familias, como al por mayor.

La inflación produce efectos muy negativos sobre la distribución de la renta y la riqueza entre la población,  sobre la presión fiscal y sobre  la competitividad de la economía.

Efectos sobre la distribución de la renta. La inflación redistribuye la renta y la riqueza entre las distintas clases sociales, reduciendo el poder de compra de los individuos con rentas fijas y también de una mayoría de asalariados, dado que muchos, en particular los perceptores de rentas más bajas, no tienen cláusulas de revisión automáticas, y sus salarios siempre se ven incrementados por debajo de la inflación. El caso de los funcionarios públicos es un ejemplo claro de perjudicados por la inflación. En concreto, y desde 2004, los precios han subido en España justo el doble que los salarios.

Efectos sobre la presión fiscal. Otra importantísima fuente de injusticia social producida por la inflación es el sistema fiscal. En efecto, cuando, como es nuestro caso no se corrigen de inflación o se corrigen sólo parcialmente las escalas del IRPF, ello incrementa la presión fiscal sobre los individuos. Así por ejemplo, muchas personas  pasan de un tipo impositivo del 20% a otro del 30%, no porque sean más ricos, sino porque la inflación les hace cambiar de escala, esto lo denominan los fiscalistas  “presión fiscal fría”, se paga más aunque los tipos no suban, y además más que proporcionalmente. La inflación eleva automáticamente los tipos impositivos medios de los contribuyentes, lo que permite al gobierno aumentar la recaudación, sin modificar la legislación, que es lo que ha ocurrido en España en los últimos cuatro años.

En el caso del IVA, que afecta a particularmente a las clases más humildes, pasa lo mismo, si un producto vale 100 el IVA será 16, pero si como consecuencia de la inflación el producto pasa a valer 110, el impuesto ya no es 16 sino 17,6, es decir, la inflación no sólo incrementa el precio de los productos, incrementa también la presión fiscal.

Es por esta razón que suele decirse, que la inflación es el “impuesto de los pobres”, dado que afecta fundamentalmente a las clases menos favorecidas. La inflación no compensada en el sistema impositivo, ha sido la causa principal de la brutal subida de presión fiscal, tres puntos de PIB, durante la anterior legislatura, y que lógicamente ha recaído en su mayor parte sobre los asalariados y los jubilados. Tanto es así, que este hecho, junto al que las rentas más altas en España, escapan a la mayoría de los impuestos, a través de de unos vehículos jurídico-fiscales, denominados SICAV y Sociedades de Inversión Inmobiliaria, algo que explicaré en otro apartado dedicado a la política fiscal, hacen que el sistema fiscal español sea el más regresivo de todo el mundo desarrollado.

Efectos sobre la competitividad de la economía. La inflación ejerce, en primer lugar, un efecto devastador sobre la competitividad de la economía, al incrementar los precios de producción, y esto es particularmente grave cuando el país, como es nuestro caso, pertenece a un área de moneda de moneda única, ya que entonces las pérdidas de productividad por las subidas de precios, no pueden ser compensadas por devaluaciones en la moneda, como sucedía anteriormente, y en consecuencia se traducen en una pérdida de cuota de mercado en el exterior, y en un incremento del desempleo. En realidad, y a estos efectos, lo más importante no es la tasa de inflación absoluta, sino el diferencial de inflación con los países competidores. En nuestro caso la clave es el diferencial de inflación con la zona euro, que se ha situado entre un punto y un punto y medio anual desde nuestra incorporación al euro. En conjunto, los precios en España han subido unos 20 puntos más que la media desde nuestra incorporación a la Eurozona, o grupo de países que hemos adoptado el euro como moneda única.

Adicionalmente la inflación reduce la eficiencia económica porque distorsiona las señales de precios, lo que produce una asignación incorrecta de los recursos productivos.

Una vez visto lo que es a la inflación y cuáles son sus principales efectos, corresponde  explicar el cómo se mide. Para ello se emplean los denominados índices de precios que ya hemos mencionado. Los más importantes son: el Índice de Precios al Consumo (IPC), el deflactor del PIB y el Índice de Precios Industriales.

El Índice de Precios al Consumo (IPC) es una medida estadística de la evolución de precios de los bienes y servicios que consume la población residente en viviendas familiares en España. Para su cálculo se han seleccionado 484 artículos, clasificados en 12 grupos, p.e. Alimentos, Vestido y Calzado, Transporte, Ocio y Cultura, etc, cuya evolución de precios se supone que representa la de la totalidad de bienes y servicios de consumo. El conjunto de estos artículos recibe comúnmente el nombre de “cesta de la compra”. Evidentemente el peso o ponderación de cada artículo varía, al objeto de tratar de representar el gasto efectuado en ese artículo respecto al gasto total de los hogares. Los 484 artículos se seleccionaron a través de la Encuesta de Presupuestos Familiares entre 1999 y 2001, mientras que las ponderaciones se revisan anualmente.

El gran problema hoy con al IPC, es que no representa adecuadamente el incremento de los precios para los productos que consume el tercio más pobre de la población, para quien las subidas de precios han venido siendo casi el doble de lo que indica el IPC.

El IPC se publica mensualmente el día 13 de cada mes, donde se incluyen el incremento de precios del mes anterior y el incremento de los doce meses anteriores, tasa interanual.

También se publica todos los meses y además con anterioridad al IPC, pues se da a conocer el último día de cada mes para ese mismo periodo, el denominado Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA), que es un indicador estadístico cuyo objetivo es proporcionar una medida común de la inflación, que permita realizar comparaciones entre los países de la UE. Las diferencias entre ambos índices suelen ser mínimas o inexistentes.

Adicionalmente existe otro concepto importante, denominado inflación subyacente, que es la medida del IPC descartando los artículos con mayor volatilidad en los precios, como los productos energéticos y los alimentos frescos no elaborados. La inflación subyacente se considera el núcleo estructural de la inflación, y marca la tendencia de la misma a medio plazo.

El deflactor del PIB es el cociente de dividir el PIB nominal entre el PIB real y en consecuencia incluye todos los bienes y servicios de la economía, es decir, además del consumo incluye la inversión, las compras de la Administraciones Públicas y las exportaciones netas. Existen cuatro formas diferentes de medirlo.

Finalmente, el Índice de Precios Industriales (IPRI), es un indicador coyuntural que mide la evolución mensual de los precios de los productos industriales fabricados y vendidos en el mercado interior a su salida de fábrica, es decir, sin gastos de transporte, comercialización ni IVA.

Anuncios

3 comentarios »

  1. Querría saber algunos datos sobre Argentin tales como PIB actual, IPC, deuda externa, renta per capita, algún dato sobre balanza de pagos…; gracias por anticipado.

    Comentario por angel — marzo 19, 2008 @ 6:02 pm

  2. Excelente aclaración.

    Está ud. haciendo una labor muy estimable.

    Un cordial saludo.

    Comentario por J.L. — marzo 25, 2008 @ 3:08 pm

  3. En mi opinión, sería necesario hacer un índice de precios globales, es decir, que incluya el gasto real total de las familias que el actual IPC no refleja: cuotas de comunidades de propietarios, inpuesto de bienes inmuebles, cuotas hipotecarias…

    Por lo que se refiere a las cuotas de comunidades de propietarios, éstas se irán incrementando muy por encima del IPC, dado que la nueva legislación sobre viviendas establecerán nuevas cargas gravosas sobre los propietarios inmobiliarios:

    Por ejemplo:

    Ascensores, extintores, nuevas tecnologías, seguridad e higiene en el trabajo para porteros, conserjes y trabajadores de la limpieza, baja tensión eléctrica, canalizaciones de gas y agua, seguridad, edificación ecológica, libro de edificación, fachadas, seguros inmobiliarios, obras, cédulas de habitabilidad…

    Comentario por Jordi — marzo 26, 2008 @ 3:25 pm


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: