Roberto Centeno

noviembre 3, 2008

DE CÓMO EXPOLIAR A LOS POBRES PARA AYUDAR A LOS RICOS

Filed under: Uncategorized — robertocenteno @ 9:21 pm

Artículo publicado en el diario digital confidencial.com, 3.11.2008

 

http://www.elconfidencial.com/cache/2008/11/03/tribuna_86_expoliar_pobres_ayudar_ricos.html

 

Uno de los hechos más obscenos, más inmoral y más indignante que he visto jamás, ha sido la defensa cerrada por parte del Gobierno y sus terminales mediáticas, de que el gigantesco plan de rescate, un 15% del PIB frente al 5% en EEUU, puesto en marcha por el presidente Zapatero para ayudar a tapar los socavones de nuestro sistema financiero y de los reyes del ladrillo, sea realizado en condiciones de total opacidad, y decidido por cinco personas de confianza que no tienen la preparación específica para realizar la labor que se les encomienda, y ello en el supuesta de que  tuvieran la posibilidad para decidir libremente.

 

Realmente, el grado de mendacidad y totalitarismo, al que se ha llegado en la vida política española no tiene parangón en una democracia. Dicen estos lacayos que el dar nombres y cantidades “estigmatizaría” a las entidades que los recibieran, y los bancos “que tendría un efecto reputación negativo”. ¡Pobrecitos, cómo se les va ha hacer eso si son tan solventes y tan buena gente! ¿Y qué han hecho en el resto del mundo? En el resto del mundo, como ni son solventes ni son buena gente, han sacado en la primera página de los periódicos a las entidades que recibían ayudas, vamos que les ha importado un pimiento a Sarkozy, a Brown, a la Merkel y a todos los demás, el estigmatizar a sus banqueros. Realmente son unos irresponsables, no como Zapatero, y además, y esto ya es el colmo, no solo los han estigmatizado es que han eliminado por decreto los dividendos y los bonus de todos los ejecutivos de las entidades receptoras de ayudas. ¡Concebirían tamaña maldad en un patriota social, como nuestro Presidente!

 

Este año, las entidades financieras más sólidas del planeta como todo el mundo sabe, que necesitan para repagar su inmensa deuda exterior, la mayor del mundo desarrollado, el 90% del PIB, una ayuda de los contribuyentes de 150.000 millones de euros, repartirán unos 9.000 millones de euros en dividendos y similares (obra social), y en cuanto a bonus, cerca de 100 personas recibirán entre uno y cinco millones de euros, cerca de 2.000 entre 500.000 y un millón, unos 5.000 entre 100.000 y 500.000, y menos de 100.000 ni se sabe. Y no sólo los recibirán en 2008, sino que gracias a la generosidad de nuestro amado líder, como todo el proceso será opaco, también en 2009, aunque para ello tengan que esquilmar al conjunto de la clase media y de la clase trabajadora.

                                                                

Pero veamos cómo se podría realizar el mayor expolio al pueblo español, desde la desamortización de Mendizábal en el siglo XIX. Los activos de “máxima calidad” que van a ser adquiridos por el Fondo de Adquisición de Activos Financiero (FAAF), “cinco personas alrededor de una mesa camilla” en símil afortunado de Rajoy, serán bonos de titulización hipotecaria, y cédulas, cuyo subyacente, y por eso he hablado antes de los reyes del ladrillo, son activos inmobiliarios o deuda de promotores, la subprime española, 315.000 millones de euros de los que no pueden devolver más que una mínima parte, pero que ahora pueden encontrar una vía de solución con el dinero del pueblo. Los bonos son lo típicos fondos de titulización de activos (FTA) que funcionan en este caso en la forma siguiente: el banco coge una parte de la deuda de promotores con la garantía que tenga, inmuebles o suelo, suficientes o insuficientes, hoy manifiestamente insuficientes para garantizar la deuda, la mezcla con activos (ladrillos) con los que no ha tenido más remedio que quedarse para evitar males mayores, tal vez añadan otra cosilla para darle sabor, se agita, se mezcla, se tituliza por el valor teórico de la mezcla -el valor al que el banco tiene contabilizado la deuda y los ladrillos, y que puede ser el doble o el triple del valor de mercado de la mezcla-   y voilá, tenemos unos bonos de titulización hipotecaria.

 

¿Y qué hace el banco?, primero asume la “primera pérdida”, una cifra estadística en función de los impagados posibles, ¿De cuándo? ¿De hoy? ¿Del próximo futuro? No, del pasado, es decir, una tomadura de pelo. ¿Y después? Después coloca el producto en el mercado, y a partir de ahí y esto es esencial, el banco no responde de nada, los bonistas tendrían que ir contra subyacente. En esas condiciones, y a día de hoy, el precio de estos bonos que imaginamos responde al valor contable para el banco de los activos subyacentes, no los compraría nadie ni a mitad de precio, y probablemente a ningún precio, y entonces llega Zapatero al rescate, y los de la mesa de camilla, gracias a la total opacidad del procedimiento compran los bonos tan tranquilos, total ¡como el dinero no es suyo! ¡Pero si son triple o doble A! ¿Triple qué?, ¿Qué es lo que necesitan los de la mesa camilla para cubrirse las espaldas? Unos datos objetivos de que los activos valen lo que dice el banco, para empezar, tenemos unas cifras indiscutibles e imposibles de trucar, las cifras oficiales del precio de la vivienda nueva que no han parado de subir, y que como todo el mundo sabe son las verdaderas, y no el 30 o el 40% menos que dicen los subversivos y los antipatriotas -y esto no es una broma, ante un tribunal las cifras oficiales irían formalmente a misa- a esto se añada las cifras de tasación de una “entidad solvente”. No parece que estos nuevos paquetes de bonos vayan a ser analizados y calificados por agencias internacionales de rating, porque si la opacidad va a ser total, se afirma que los bonos son triple A y el que no lo crea, peor para él. De todas formas las agencias de rating han estado dando As hasta las doce menos cinco de la suspensión de pagos, y no han tenido por ello responsabilidad alguna.

 

En resumen, el que el FAAF pague el doble o el triple de su valor de mercado por los bonos de titulización en condiciones de total opacidad, está tirado, y demostrar lo contrario ante un tribunal sería harto difícil. Es decir, expresado en román paladino, al pueblo español le van a sacar 50.000 millones de euros -de momento, porque con 10.000 no tienen ni para empezar- para adquirir deuda incobrable de promotores, y ladrillos cuyo valor de mercado es muy inferior al valor de balance, y mientras tanto, los bancos repartirán dividendos, bonus y todo lo que se les pase por la mente, ¿Pues cómo vamos a estigmatizar a los pobres ejecutivos, quitándoles sus bonus multimillonarios? Dicen el gobierno y sus lacayos, que la mejor prueba de la fortaleza de nuestro sistema financiero es que ningún banco ni caja, vamos ni siquiera una pequeñita, ha tenido los problemas que aquejan a toda la gran banca mundial. Y ¿cúal es la estafa? La estafa es que no tenemos ni idea de cuál es el valor real de los activos que soporta su supuesta solvencia. Si se vieran obligados como en la mayoría de otros países a contabilizar los activos y la deuda inmobiliaria por su valor real, y además tuvieran que hacer frente solitos a los gigantescos vencimientos de deuda, 20.000 millones de aquí a fin de año y 95.000 en 2009, una parte sustancial del sistema no sobreviviría los próximos 14 meses.  

 

Y termino con los avales, 100.000 millones para empezar a hablar. Imaginemos que al banco X se le asignan 10.000 millones de avales, y con esta garantía presta, por ejemplo, 1.000 millones en el interbancario a seis meses a la caja Y. A vencimiento, la caja Y, porque le coincide con un vencimiento de deuda o por lo que sea, no puede devolver, ¿Qué pasa entonces? El banco se dirige al Gobierno, y los ciudadanos le pagan los 1.000 millones al banco, que para eso son los avales. Es decir, el pueblo español garantiza con su dinero todos los fallos que se produzcan en el sistema financiero, que van a  ser la tira, a pesar de que la Secretaría del Tesoro lo considera inimaginable, porque el hundimiento de la economía real no ha hecho más que empezar. Y todo ello en condiciones de opacidad total, porque si no los bancos no aceptaran nuestro dinero, y se lo irían a pedir al BCE o a su tía Anacleta,  lo que sería tan humillante para  nosotros que dudo de que fuéramos capaces de sobreponernos.

 

Lo único claro y transparente en todo este proceso son tres cosas. La primera, que en condiciones de opacidad, todas las trampas, favores políticos y enjuagues varios, son perfectamente posibles, por no decir inevitables. La segunda, que ni un solo céntimo, ni uno sólo, ira a parar a familias y a PYMES, ésta condición ha desaparecido del Decreto, todo el dinero se dedicará a tapar socavones -diferencia entre los valores contables y la realidad- y a atender los vencimientos de deuda. Y la tercera, que esto nos aleja total y absolutamente del comportamiento obligado de todo Estado democrático, y nos acerca peligrosamente a los comportamientos político-económicos de la Italia fascista.

 

 

Si desean imprimir este artículo, lo pueden hacer en el siguiente enlace:

http://robertocenteno.es/doc/otros%20medios/031108confidencial.pdf

 

Si quieren leerlo desde la web, accedan a este otro:

http://robertocenteno.es/otros%20medios/031108.html

 

Todos los artículos de elconfidencial.com en:

http://robertocenteno.es/otrosmedios.html

 

 

 

Anuncios

8 comentarios »

  1. ¿Y con este panorama vamos a ir a la cumbre que refundara el capitalismo? Ni de broma o es que alguien piensa que todo esto no se sabe fuera.

    Comentario por Arturo — noviembre 3, 2008 @ 10:03 pm

  2. A ZP y sus secuaces el que se sepa fuera le importa un pimiento, ya que aquí tiene muy controlado el cotarro.

    Mientras los que supuestamente le voten no se enteren por a o por b o no tengan capacidad de hacerlo, a ZP se le iluminan los ojos con una gilipollez detrás de otra muy populista, pero nada real, e intrínsecamente nefasta parael pueblo español.

    Lo peor de todo es que vamos por el mismo camino que en el de la energía, una generación de políticos es capaz de hundir a varias generaciones reales de personas.

    Vuelvo a lo mismo de siempre, los que puedan emigrar, que emigren….

    Comentario por morglum007 — noviembre 4, 2008 @ 9:49 am

  3. Teniendo controlada a la gente de aqui no ira a la compre que refundara el capitalismo, eso seguro.

    De todas formas, le estoy dando vueltas a la cabeza y cada vez veo mas claro esto: la cosa es dejar quebrar a los Bancos, el sector financiero y todo lo que venga despues o que quiebre el Estado, no hay mas, y yo para eso prefiero que el dinero lo tenga el Estado y lo aplique en ayudar a la gente por la quiebra de las empresas, pero lo que no tiene logica es que el dinero se lo de el Estado a las empresas para salverse ellas mismas y dejar caer a la gente normal y encima que sea el pueblo quien pague todo esto.

    Comentario por Arturo — noviembre 4, 2008 @ 2:28 pm

  4. Escalofriante la gráfica del paro desde marzo:

    http://www.flickr.com/photos/58118914@N00/3003023160/

    Nótese la progresión geométrica de los últimos meses.

    Extraído del último informe estadístico del gobierno:

    http://www.tt.mtas.es/periodico/laboral/200811/parooctubre2008.pdf

    ¿Estamos preparados para lo que viene?.

    Comentario por Francisco — noviembre 4, 2008 @ 4:33 pm

  5. El crash inmobiliario tiene una naturaleza bifásica financiero-fiscal

    La descolateralización de la inversión crediticia hipotecaria supone un perjuicio cierto pero indeterminado del Balance de las entidades de crédito. Hemos acordado internacionalmente, con profusión de cobertura mediática, que el correspondiente escudo, como no podía ser de otra manera, sea la “chequera” de ingresos presupuestarios de los Estados (no de los Municipios, ni de las Regiones, ni siquiera del sector público supraestatal, la UE, el BM-FMI, etc.). Ya hemos establecido, pues, un método eficaz para dejar al sistema financiero “niquelado”. La parte financiera de la crisis está embridada. La defensa la haremos a golpe de recaudación tributaria actual y diferida (deuda pública).

    La pelota ha pasado de los inmuebles al sistema financiero y, de éste, al sistema fiscal.

    El “ciclo largo inmobiliario” (20 + 4 años, para entendernos) ha degenerado en burbuja-pirámide-feria en muchos países o áreas geográficas. En un subgrupo de países o áreas, además, la actividad inmobiliaria se ha constituido en piedra angular de la estructura económica, de modo que el pinchazo-derrumbe-finalización de la activomanía inmobiliaria, además, desencadena una crisis estructural.

    En España, pues, tenemos dos crisis: la propia del ciclo inmobiliario y la de la estructura económica.

    Casi toda crisis estrictamente inmobiliaria, de por si, conlleva una recesión económica. En España, va a caerse en el error de usar extensivamente el término recesión (y, luego, recesión cronificada, o sea, depresión) para referirnos a lo que es, sobre todo, la cesación de una actividad económica extraordinaria y excepcional que llevaba aparejada una actividad crediticia y una recaudación tributaria también extraordinarias y excepcionales.

    No hay que confundir la mengua de actividad crediticia y de recaudación tributaria propia de la recesión inmobiliaria con la desaparición para siempre de un trozo completo de la estructura económica.

    Si la construcción residencial no fuera locomotora económica, podríamos soñar con administrar el crash inmobiliario regulando la oferta. El drama consiste en que una economía como la nuestra, en la que lo inmobiliario podría estar representando la mitad del PIB, no puede permitirse el lujo de tenerlo parado. Esto, y la honra de la deuda externa en la que hemos incurrido para alimentar a la bestia inmobiliaria, es lo que define la “extraordinaria complejidad” de la situación a que se refieren nuestras autoridades.

    La deuda externa sólo tiene una salida: hay atender todos los vencimientos. No cabe duda de que va a hacerse.

    Si no hay refinanciación, habrá que obtener ingresos exportando. No me sirve conformarnos con cuán magníficos somos por la no contribución negativa del sector exterior a la demanda, porque lo que está pasando es que bajan las importaciones como consecuencia de la caída de la actividad.

    Como no podemos romper a exportar de la noche a la mañana para satisfacer a los consumidores agonizantes que quedan, compitiendo con las mil y una chinas, indias, etc. (aunque acabaremos haciéndolo abaratando costes de producción, especialmente los salariales, suprimiéndole la carga de la vivienda a los trabajadores de los sectores exportadores, dado lo fuertes que somos en materia residencial, je, je), como no podemos exportar ya mismo, digo, no nos queda más remedio que vender activos buenos.

    Señores, ¡hay que vender empresones!. ¡Ya los recompraremos cuando volvamos a ver el sol!. Primero, uno se deja comprar y permite un primer flujo inmenso de renta que complace a los inversores extranjeros. Luego, bajo el lema “hay que reconciliarse con la renta y no con la propiedad”, se impide la repatriación de beneficios, como está sucediendo en todos esos maravillosos destinos de nuestras “inversiones” inmobiliarias en el exterior. Finalmente, se ayuda fiscalmente a los inversores extranjeros a que revendan sus participaciones de control en el interior.

    Lo que no puede ser es que seamos tan cigarras que les regalemos los activos a las hormigas que sí han llegado a estas alturas con recursos financieros abundantes que les permiten plantearse adquisiciones. ¡Urge poner en valor las joyas de la abuela!.

    Seguiría, pero me llaman.

    Sólo una última cosa: no se me asusten con las cosas que vamos a empezar a ver en relación con nuestras 99 entidades de crédito (53 bancos y 46 Cajas, 45 tras la fusión BBK-Kutxa); no será ningún fin del mundo; no hagan como los nuncabajistas ñoños, que creían que podían yacer a pelo con izas, rabizas y colipoterras sin riesgo de purgaciones; y piensen qué conceptos de gasto público hay que suprimir y de dónde vamos a sacar la recaudación tributaria con que pagar los platos rotos en cuanto agotemos el colchón de “endeudabilidad” de la Administración Central del Estado, para lo que quedan sólo cinco trimestres.

    Gracias por leerme.

    Comentario por pisitófilos creditófagos — noviembre 5, 2008 @ 10:58 am

  6. El paro siempre el paro. Me acuerdo cuando hace bien poco, decía el presidente del Gobierno, que España estaba en Champions, o llegando más a la escena de ahora mismo, que tenìa España mayor nervio que Francia, la superaria en cuatro años ; también que nuestro sistema crediticio-bancario olía a rosas, mejor que ninguno; sin problemas de contaminación. En fin, sin comentarios. Dinero.Los problemas no se solucionan con dinero, sino con acciones que pongan en marcha la posiblidad de crear en la realidad y sus movimientos inteligentes empresas y relaciones de trabajo nuevas, más contratos o ampliables.Pero esto necesita reformas, y no parches de bicicleta. Para callar bocas, pero no injusticias, el dinero mal gastado sirve.
    Una cosa reveladora, seguro que en poco tiempo se dirá que Zapatero es como Obama , o ambos como son de una misma generación se dirá que así igual sus ideas prácticas, moral política son afines , no separadas etc; analogía con los grandes para llenar de arena los ojos que ven y sufren lo que ven y sufren, muchas veces,para no ver-se, se buscará, seguro que sí.

    Comentario por miroto — noviembre 5, 2008 @ 7:29 pm

  7. […] Recomiendo el blog de Roberto Centeno, donde además se suelen formar unos animados […]

    Pingback por De cómo expoliar a los pobres para ayudar a los ricos, blog de Roberto Centeno : Mariano Digital — noviembre 5, 2008 @ 9:16 pm

  8. Gracias

    Comentario por subvencionado — noviembre 5, 2008 @ 9:58 pm


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: