Roberto Centeno

diciembre 17, 2008

SE VE, SE VE, LOS VENDIDOS A ZP

Filed under: Uncategorized — robertocenteno @ 11:07 pm

 

El disparate económico de la semana, aparte del fraude de Madoff, que ya comentamos ayer, ha sido la increíble bajada de pantalones del recién nombrado coordinador de izquierda unida, D Cayo Lara, que nada más ser elegido hizo un llamamiento a la huelga genera en protesta por la desastrosa situación económica, una huelga general que tanto la clase trabajadora como la clase media está pidiendo a gritos, algo que ni el pusilánime de Rajoy, en su actual papel de monaguillo de Zapatero, ni los sindicalistas traidores Méndez y Fidalgo, atados al pesebre del gobierno, quieren oír ni de lejos.

 

¿Dónde ha quedado aquello de, se ve, se ve la fuerza del PC?, pues en el baúl de los recuerdos, le iba infinitamente mejor al PC cuando hacia pinza con el PP contra el gobierno socialista, tenia 21 diputados, pero ahora ya ven por dónde van estos jabatos, bastó un recado de D. José Blanco diciendo que o daba marcha atrás con lo de la huelga general, o se acababa la mamandurria en autonomías y ayuntamientos. Y a Cayo el valeroso le faltó tiempo para envainársela, y pedir todo tipo de excusas. Pero no solo eso, dentro del grado superlativo de demagogia y miseria moral que practican diariamente los sindicalistas traidores, han montado toda una campaña de acoso contra Doña Esperanza Aguirre, la mejor gestora de España, y presidenta de la Comunidad que menos paro genera en proporción a su población activa, con el pretexto de obtener mejoras laborales. Y simultáneamente, piden en Castilla La Mancha la equiparación de sueldos con la Comunidad de Madrid. ¿Cabe mayor grado de sinvergonzonería y desprecio la clase trabajadora que el de estos vendidos, que viven como rajas a costa de las dádivas de Zapatero, que salen de nuestros impuestos y no, como es en el resto del mundo, de las cotizaciones de los afiliados?

 

Pero vamos a ver, Sres. Méndez y Fidalgo y Fidalgo y Méndez, es que no se les cae la cara de vergüenza, de estar callados como muertos cuando Zapatero se ha convertido en mayor destructor de empleo no solo de Europa sino de todo el mundo desarrollado. No se les cae la cara de vergüenza cuando resulta que uno de cada dos empleos destruidos en Europa corresponde a España. No se les cae la cara de vergüenza cuando el paro juvenil en España es más del doble de la media europea y tres más que la media de toda la OCDE, y en concreto muy superior al existente en Grecia, donde los jóvenes iniciaron precisamente su revuelta para protestar por el elevado nivel de desempleo.

 

Pero qué clase de sindicalistas son unos tíos a los que importa un pimiento el que cada día 4000 nuevas personas se quedan sin prestación o subvención alguna, en total 1,6 millones de parados carecen ya de ayuda alguna, al haber concluido el periodo de prestación, y además hay 640.000 familias según el INE, con todos sus miembros en paro. Si mis abuelos, sindicalistas mineros de UGT, y sus compañeros, levantaran la cabeza, correrían a palos a toda esta patulea.

 

Para estos sindicalistas de pesebre, el que Zapatero expolie 250.000 millones de euros a los ciudadanos, el 25% de la riqueza nacional, para entregárselos a bancos y cajas, no para avalar los prestamos a familias y empresas, sino para tapar los agujeros de su desastrosa gestión, y en condiciones de total opacidad, les parece lo más normal del mundo, porque el que como consecuencia de ello, se esté destruyendo el tejido productivo del país, y generando cientos de miles de parados, no afecta para nada, como todo el mundo sabe, a los derechos de los trabajadores, que es la condición que ponen estos falsarios para convocar una huelga general.

 

Y mientras sigan sin bajarse del coche oficial y viajando en primera clase, a costa de los contribuyentes, el que un 21% de los españoles viva ya por debajo del umbral de la pobreza, la cifra más alta desde que existen series estadísticas, es algo normal para estos vendidos. El que la renta disponible real de las familias esté bajando por primera vez en 14 años, y un 50% de las mismas tenga serias dificultades para llegar a fin de mes, no tiene la menor importancia. Y el que la seguridad social esté quebrada, y según un reciente estudio actuarial solo se podrán cubrir las prestaciones durante los próximos nueve años, pues como que no es su problema.

 

Así que nada, en vez de cantar a coro, se ve, se ve, la fuerza del PC, habrá que cantar, se ve, se ve los vendidos a ZP. Por ello, o Doña Rosa Díez, la única capaz de mantenérselas tiesas a Zapatero, coge el testigo y hace un llamamiento a la huelga general, algo que tendría un éxito rotundo, o este país no solo se va al garete, se va al garete en silencio igual que corderos al matadero.

 

 

Si desea imprimir estas líneas, vaya al siguiente enlace:

http://www.robertocenteno.es/doc/disparates/171208.pdf

 

 

Si quiere leer este artículo desde la web:

http://www.robertocenteno.es/disparates/disparate171208.html

 

 

Si quiere consultar todos los Disparates:

http://www.robertocenteno.es/disparates.html

 

 

Anuncios

18 comentarios »

  1. Pues si esto no se entiende ……mal vamos ……. ¡anda! pero si vamos mal , pues no lo parece ya que la gente esta apesebrada (esto creo que queda bien y se entiende de cara a la navidad).

    Lo vuelvo a repetir otra vez, no estoy afiliado a ningun sindicato pero puesto que el estado (todos nosotros) les da dinero yo podria formar parte gratis, pero no, quiero que todos los que quieran un sindicato lo financien, y que no se financien con mi dinero, estoy cansado de oir que estos vagos favorecen la negociacion colectiva, son de interes social. etc …. son unos VAGOS, unos ENCHUFADOS y unos MALTRABAJA

    ¿Queda claro?

    Habria que hacer una lista de las cosas a cepillarse en España: Autonomias, Sindicatos, Funcionarios …….

    Comentario por Arturo — diciembre 18, 2008 @ 12:01 am

  2. Bueno, señor Centeno, lo que indica del nuevo mandamás de IU es simplemente otra constatación del grado de cohesión que tiene la Partitocracia Funcionarial cuando de lo que se trata es de mantener y/o aumentar la parasitación de la sociedad; yo no esperaba otra cosa ni de Lara ni de IU. Y de los sindicatos, bueno, como partes adyacentes y chupopteras de la partitocracia, simplemente en su papel. De esta gente no puede esperarse otra cosa. Al punto que viene al pelo un tema del foro burbuja.info sobre la empresa de recogida de basuras y limpieza de Alcorcón, empresa por supuesto pública: http://www.burbuja.info/inmobiliaria/burbuja-inmobiliaria/91653-sueldos-de-limpieza-municipal-jpeg-golpe-de-talonario-para-una-huelga.html ; en plena huelga, el ayuntamiento le ofrece, por poner un ejemplo, a los conductores de los camiones más 30000€ anuales sin contar antigüedad… los sindicatos no lo han aceptado, vaya a saber Dios por qué. A eso es a lo que están los sindicalistas, a sangrar todavía más a nuestra sociedad…

    Comentario por el flagelador de los regres — diciembre 18, 2008 @ 1:20 am

  3. Mire, profesor: ya no hay izquierdas ( ni derechas ). Tenemos progres, nada más que progres.

    Comentario por Carlos — diciembre 18, 2008 @ 9:21 am

  4. Los sindicatos en este país son una pandilla de vendidos. No puedo entender como se quedaron callados con la reforma fiscal que hizo Solbes – que va totalmente a favor de que los ricos lo sean más.

    España es muy rara: la gente sale a la calle para cualquier cosa, desde defensa de la familia hasta pedir que paren la reforma en la universidad – que es urgente ya que nuestros ingenieros cada día saben menos.
    ¡Pero no salen a pedir empleo!

    Así nos va, educación desastrosa = desastre de país.

    Comentario por Miguel — diciembre 18, 2008 @ 9:35 am

  5. Vergüenza me da tener que recordar a estas horas lo que dice el artículo 11 del Real Decreto-ley 17/1977, de 4 de marzo, sobre Relaciones de Trabajo.

    “Artículo 11.
    La huelga es ilegal:
    1. Cuando se inicie o sostenga por motivos políticos o con cualquier otra finalidad ajena al interés profesional de los trabajadores afectados.”

    De ese Real Decreto, preconstitucional, se ha de decir que tiene plena vigencia puesto que jamás ha sido impugnado ni ha sido sustituído por otra norma posterior.

    Un asuntillo colateral. Esto de la huelga general es lo mismo que, en otras bitácoras, reclama la extrema izquierda.

    Yo, en que me nombran el tema, digo claramente que me parece abusivo el uso político de la huelga, porque se hace pagar al empresario la culpa que corresponde al Gobierno. Démosle la vuelta a la convocatoria: propongamos la convocatoria de un cierre patronal (“lock-out”) como protesta por la disparatada actuación del Gobierno.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Cierre_patronal

    Como rezan los versos finales del romance: «si Dios otorgara el trueco, / allí viera Dios las trampas».

    Lo que yo propongo a cambio es una enorme manifestación. O varias, en las principales capitales del Reino. Muchas son las ventajas de las manifestaciones frente a las huelgas:

    – Se pueden convocar en domingo o en festivo, de suerte que faciliten la asistencia a cuantas más personas mejor. ¿Que prefieren irse a ver el balompié o a pasar el día en el campo? Ellos se lo pierden; y más que perderán.

    – Dan cabida “a cultos e incultos, a grandes y pequeños, a beatos y a comecuras”. Es decir, en el caso que nos ocupa, a todos los descontentos con el gobierno.

    – Si son masivas, causan una enorme impresión. Ya sabemos que hay artistas del maquillaje que hacen maravillas con las cifras de manifestantes pero cuando una manifestación tiene éxito o fracasa, se nota por mucho que lo quieran disimular.

    – No perjudican los intereses de empresarios ni de trabajadores. Los unos tienen derecho a mantener su actividad empresarial; los segundos a continuar su relación laboral. Si ambos están de acuerdo, pueden ir unidos en la misma manifestación, mientras que la huelga los enfrenta y crea lo que menos necesitamos en estos momentos: mal ambiente.

    Por último… hablar de huelga cuando el número de parados va en aumento me parece un poco ridículo. ¿Qué huelga puede hacer un desempleado? ¿Huelga de subsidio? ¿Organizar un “piquete informativo” frente a una empresa para estorbar a los que todavía tienen trabajo?

    Comentario por Keyser Söze — diciembre 18, 2008 @ 11:03 am

  6. Recurrir a la ley como si ésta fuera la Palabra de Dios y con la pretensión de argumento definitivo indica que el que así lo hace es un buen súbdito y un mal ciudadano. Ya sabemos que el Estado es el dios sobre la tierra, pero… Esto me recuerda el asunto del ministro Corcuera, con Felipe González, que pretendía aprobar el decreto de “la patada en la puerta”. Cuando alguien le arguyó que había leyes que impedían que se aprobase tal norma, contestó: “entonces hay que cambiar esas leyes”. Efectivamente esa es una de las ventajas de la ley: que, al contrario del Derecho, son muy fáciles de cambiar, sobre todo si la mayoría parlamentaria abunda. La ley es contingente y variable, y cuando una ley no conviene o no interesa, se cambia por otra y listo. Y digo “no conviene o no interesa” a los que mandan, se entiende, porque cuando no conviene o no interesa al súbdito, la cosa es muy distinta. Es lo que tiene cuando, en lugar de vivir en un Estado de Derecho, se sobrevive bajo un Estado de leyes. En fin, que hay que dejar de venerar a las leyes y, como Kant, “despertar del sueño dogmático”.
    Porque, ¿qué es una huelga política? ¿Quién decide si una huelga es política? Aun más: ¿hay alguna huelga que no sea política? ¿Es ajeno a los intereses de los trabajadores que 6.000 de ellos pierdan diariamente su trabajo?

    Comentario por Carlos — diciembre 18, 2008 @ 1:06 pm

  7. Don Roberto,

    Le escucho normalmente a través de La Linterna, en COPE. Desgraciadamente en España no nos faltan razones y asuntos de los que despotricar, no obstante hay un asunto que considero de extrema gravedad que todavía no les oído tocar. Es la reforma que los psoviets han hecho de la LSA, a través de la Disposición Adicional única, del Real Decreto-ley 10/2008, de 12 de diciembre, “por el que se adoptan medidas financieras para la mejora de la liquidez de las pequeñas y medianas empresas, y otras medidas económicas complementarias”. En el citado artículo se establece que “1. A los solos efectos de la determinación de las pérdidas para la reducción obligatoria de capital regulada en el segundo párrafo del artículo 163.1 del texto refundido de la Ley de Sociedades Anónimas, aprobado por Real Decreto Legislativo 1564/1989, de 22 de diciembre, y para la disolución prevista en los artículos 260.1.4 del citado texto refundido de la Ley de Sociedades Anónimas y 104.1.e de la Ley 2/1995, de 23 de marzo, de Sociedades de Responsabilidad Limitada, no se computarán las pérdidas por deterioro reconocidas en las cuentas anuales, derivadas del Inmovilizado Material, las Inversiones Inmobiliarias y las Existencias. 2. Lo dispuesto en el apartado anterior únicamente será de aplicación excepcional en los dos ejercicios sociales que se cierren a partir de la entrada en vigor de la presente disposición.”

    Considero que el citado artículo es una barbaridad como las que no se han visto dos, y al margen de que mis conocimientos de derecho mercantil son modestos, y ya sé que usted no es jurista, creo necesario que informen a la audiencia de los riesgos que está disposición supone sobre el tráfico jurídico, comercial y laboral, ya que con esta disposición el Gobierno acepta que podamos estar negociando y contratando con sociedades en las que los socios no asumen las pérdidas sociales que sean objetivamente insolventes, que en condiciones normales abrían de ampliar capital o disolverse, y que no obstante siguen operando en el tráfico gracias al referido artículo, algo propio de los países tercermundistas y legislación sin igual en Europa. Al margen de las trampas tributarias y contables a las que invita, y el pábulo que da para infravalorar inmovilizados y existencias, considero que las implicaciones trascienden la prórroga o tiempo añadido que se da a estas entidades para disolverse o recapitalizarse, y alcanzan de lleno la invitación al agravamiento de las quiebras, lo cual es un delito tipificado en nuestro código penal. Considero por tanto que podría darse el caso de administradores que pudiendo considerase lícitas mercantilmente sus actuaciones después de entrar en infracapitalización, tuvieran que responder en última instancia por procesamientos penales por insolvencias punibles por haber agravado dolosamente el montante de las deudas sociales y por ende del concurso.
    Normalmente, el común de los consumidores y empresarios, consideran o consideramos, que un empresa por gastar neones y publicidad en medios audiovisuales, por llevar su administrador un rolex o algo así, o por algún rasgo externo de riqueza (res mancipi) es solvente y fiable. Nos fiamos del regulador y de los auditores. No fiamos en definitivamente de las apariencias. Con este tipo de normas en la legislación mercantil ya no podemos fiarnos de nadie, y habremos de pedir garantías y más garantías si queremos estar seguros de cobrar nuestras entregas, salarios o negocios con las sociedades anónimas y limitadas. En conclusión, y no le molesto más, considero que está es una de las “medidas” del Gobierno, que además de andar el camino contrario, avanzan en la africanización de la economía y mercados españoles.
    Le agradezco su tiempo, y me gustaría que ventilarán este asunto, avisando a navegantes. Siquiera que esa audiencia fenomenal y de gente decente que tiene la COPE pueda enterarse de esta tropelía y comprender que no podemos fiarnos.

    Saludos, y agradecimientos por su coraje y maestría.

    Comentario por Álvaro García; Palma de Mallorca — diciembre 18, 2008 @ 1:27 pm

  8. Carlos. Creo que sabe perfectamente, como yo, cuáles son los límites de la huelga.

    La huelga es el instrumento del que se ha dotado a los trabajadores para que defiendan sus intereses frente a su empresario. Es tan ilegítimo usar la huelga para protestar contra la política de un determinado gobierno como usarla para para protestar por las condiciones de trabajo de otra empresa (o de otro sector productivo que no tenga relación con aquel en que el trabajador desarrolla su actividad).

    Como dice el Código Civil en su artículo 6, que le cito íntegro:

    “1. La ignorancia de las leyes no excusa de su cumplimiento. El error de derecho producirá únicamente aquellos efectos que las leyes determinen.
    2. La exclusión voluntaria de la ley aplicable y la renuncia a los derechos en ella reconocidos sólo serán válidas cuando no contraríen el interés o el orden público ni perjudiquen a terceros.
    3. Los actos contrarios a las normas imperativas y a las prohibitivas son nulos de pleno derecho, salvo que en ellas se establezca un efecto distinto para el caso de contravención.
    4. Los actos realizados al amparo del texto de una norma que persigan un resultado prohibido por el ordenamiento jurídico, o contrario a él, se considerarán ejecutados en fraude de ley y no impedirán la debida aplicación de la norma que se hubiere tratado de eludir.”

    Nuestro legislador, al cual debemos la redacción del Código Civil de 1889, era seguramente mucho más listo que nosotros, y prueba de ello es que, cien años después, sus palabras permanecen inalteradas.

    Los planteamientos de algunos grupos frente a la política del gobierno, proponiendo la ignorancia de las leyes cuyos postulados no comparten, si con algo tienen contacto es con la desobediencia civil.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Desobediencia_civil

    La cual está reconocida como instrumento de protesta pero sólo en aquellos casos en que los gobiernos carezcan de legitimidad, sus decisiones sean abusivas o no exista posibilidad de apelarlas. En España existe la posibilidad de impugnar las normas. Sin necesidad de cubrir los exigentes formalismos del Recurso de Inconstitucionalidad, tenemos la Cuestión de Inconstitucionalidad que puede plantear cualquier Juez o Tribunal que consideren inconstitucional una Ley. Cabe, igualmente, la posibilidad del Recurso de Amparo por vulneración de derechos constitucionales.

    Citaré de nuevo el Artículo 11 del Real Decreto-ley 17/1977, de 4 de marzo, sobre Relaciones de Trabajo, esta vez en su totalidad.

    “La huelga es ilegal:
    1. Cuando se inicie o sostenga por motivos políticos o con cualquier otra finalidad ajena al interés profesional de los trabajadores afectados.
    2. Cuando sea de solidaridad o apoyo, salvo que afecte al interés profesional de los trabajadores afectados.
    3. Cuando tenga por objeto alterar, dentro de su período de vigencia, lo pactado en un convenio colectivo o lo establecido por laudo.
    4. Cuando se produzca contraviniendo lo dispuesto en el presente Decreto-ley, o lo expresamente pactado en convenio colectivo para la solución de conflictos.”

    La redacción de este artículo no tiene por objeto estorbar derechos de los trabajadores o de los empresarios sino, precisamente, proteger a los empresarios de las huelgas que pudiesen resultar perjudicales para sus intereses.

    La huelga, repito, es un instrumento cuyo alcance se circunscribe al ámbito interno de una empresa o sector productivo, y persigue como objetivo la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores o de las relaciones entre trabajadores y empresarios. Conferirle más alcance u otras finalidades sería operar extra lege.

    Yo no estoy defendiendo las huelgas generales que hayan podido efectuar los sindicatos en el pasado. Me parecen tan execrables como las que quieran convocar en un futuro. Por esa causa he hecho referencia directa a lo que creo que es el instrumento de protesta ciudadana por naturaleza: la manifestación.

    Creo que los sindicatos hace mucho tiempo que han perdido su carácter meramente laboral y han pasado a politizarse de forma escandalosa. Por eso hay que interpretar sus decisiones también desde un punto de vista político. Políticas fueron las huelgas generales que en su momento convocaron (y, por tanto, ilegítimas) y política (y, por tanto, ilegítima) sería la huelga que pudiesen convocar ahora. Puede que me equivoque pero creo que en estos momentos no van a convocar huelga alguna no sólo porque perjudicaría sus intereses como sindicatos sino porque intuyen que hay alguien en segundo plano interesado en llevarse los beneficios políticos de la misma.

    Comentario por Keyser Söze — diciembre 18, 2008 @ 2:46 pm

  9. […] Reproduzco el texto del blog de Centeno:  Se ve, se ve, los vendidos a ZP […]

    Pingback por Sindicatos gordezuelos… ¿y eso de la huelga general qué carajo es? : Mariano Digital — diciembre 18, 2008 @ 4:10 pm

  10. En fin, Keyser, no me has entendido o no me he explicado bien. Hay que partir de la diferencia sustancial que hay entre ley y Derecho. Pero no es este el medio adecuado para meterse en ello. Lo que sí quiero decir es que se puede hablar de un deber moral de obediencia al Derecho, pero no a la ley. Además la ley, lo vemos todos los días, va dirigida solamente a aquellos que no tienen Poder para conculcarla.
    Por otra parte habla usted de que “Nuestro legislador, al cual debemos la redacción del Código Civil de 1889, era seguramente mucho más listo que nosotros, y prueba de ello es que, cien años después, sus palabras permanecen inalteradas.” Listos si que fueron, desde luego: me viene a la memoria el libro de Julio Senador “Castilla en escombros” en el que decía que primero se roba – refiriéndose a la desamortización y otros latrocinios – y después se hace la ley que consagra y cohonesta ese robo. Eso fue el código civil. Una ley más para satisfacer los intereses concretos de quiénes detentaban el Poder y, consecuentemente, en perjuicio de todos los demás.

    Comentario por Carlos — diciembre 18, 2008 @ 8:37 pm

  11. Carlos. Por lo menos, intentamos explicarnos y entendernos: ambos tenemos un perfectamente legítimo derecho a discrepar y eso es bueno.

    No he de negar el fuerte atractivo de sus postulados.

    Es cierto que la ley, la norma positiva, es la expresión del grupo dominante en un momento determinado y; que sirve a los fines e intereses de éste, demasiado frecuentemente disfrazados o, mejor, escondidos bajo la capa del interés común o del interés público.

    Sin embargo, yo estoy contaminado por lo que denominaríamos “la cultura de las formas”. En un Estado de Derecho (y no hay democracia que no haya sido, con carácter previo, un Estado de Derecho; porque el Derecho con mayúsculas es el garante de cualquier democracia) las formas son importantísimas porque a partir de ellas puede reconstruírse el fondo cuando éste se ha deteriorado. Esto los ingleses lo saben muy bien, con su respeto por arcáicas instituciones como esas líneas que no pueden traspasarse

    [http://es.wikipedia.org/wiki/Torre_Victoria

    “De acuerdo a una tradición apócrifa, las dos líneas rojas en el piso de la Cámara de los Comunes son dos espadas que están separadas a un pie (0,3 m) de distancia. El protocolo ordena que los miembros del parlamento no puedan cruzar esas líneas durantes los debates, para prevenir disputas en la Cámara”.]

    Los turnos de exposición, de réplica y de contrarréplica en el Congreso de los Diputados nos pueden parecer insufrimeblemente aburridos. Nos pueden parecer la máxima expresión de una huera representación del teatro del absurdo. Pero están ahí, para que alguien, en un futuro, recuerde para qué fueron establecidos y les devuelva el sentido perdido hace tanto tiempo. Cuando sucede algo así es un milagro como el reverdecimiento del olmo viejo que cantó Machado.

    He escrito anteriormente acerca de dos normas preconstitucionales. Ud. sabe que las normas están sujetas a cambios. Hay leyes tienen tantas modificaciones que hay más modificaciones que ley original (como sucede con el Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social) y se hace necesario un código legislativo elaborado por especialistas para estar al día.

    Hay normas, como la primitiva Ley 30/1992, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, cuya redacción fue tan desafortunada que el propio Legislador rectificó sobre sus pasos y, años después, acabó modificándola sustancialmente. Pero durante unos años fue norma de obligado cumplimiento, para desdicha de muchos ciudadanos y de no pocos funcionarios.

    Pero si bien las normas están sujetas a cambios, en tanto no se produzcan éstas han de ser respetadas. Si el Código Civil o la Ley de Relaciones de Trabajo tienen su actual redacción es porque por ellas han pasado gobiernos (e incluso regímenes) de distinto signo que no las han modificado (o no han modificado los artículos que citaba; que es, a estos efectos, lo mismo). Sabemos que el Legislativo tiene el poder de cambiarlas pero no lo ha hecho. Mientras tanto, son textos vigentes y han de ser obedecidos en toda su letra. Los ciudadanos y los poderes públicos estamos sometidos por igual (debemos estar sometidos por igual) al imperio de la ley y del derecho. Es cierto que existen profesionales especializados en aprovechar los defectos (formales y de fondo) de las normas y sacarles el máximo rendimiento en favor de quien les paga: para el que esto escribe, se trata de anomalías del Estado de Derecho que deberían reducirse al mínimo y no de ejemplos.

    En mi opinión hay todavía formas de demostrarle al Gobierno el descontento de la sociedad española por nuestra situación económico-social que no pasen por retorcer o infringir las leyes. Yo he propuesto una serie de manifestaciones, a las que encuentro innegables ventajas. La única desventaja puede ser que el Gobierno se haya acostumbrado a ver las manifestaciones como quien oye llover. Pero eso tiene su curación en las urnas… siempre y cuando haya una alternativa “presentable”. Creo que la mayoría de los que asistimos a esta bitácora convenimos en que no la hay, al menos por el momento.

    Le agradezco el interés que se ha tomado en contestar mis intervenciones.

    Comentario por Keyser Söze — diciembre 19, 2008 @ 10:36 am

  12. Pero es que es eso precisamente lo que yo combato: esa concepción procedimental, formal, del derecho, por la cual queda legitimada toda decisión estatal que, con independencia de su contenido, se haya producido por el procedimiento previsto para ello. Un ejemplo extremo: el parlamento español podría aprobar una ley que condenara a muerte a todo niño que no estudie educación para la progresía. Esa tal norma es ley, pero no Derecho.
    ¿Habría un deber moral de obedecer esa norma? Usted, imagino que influido por lecturas kelsenianas, entiende que sí: es una norma vigente y válida. Kelsen era un fabricante de tautologías: una norma es válida porque está vigente, y está vigente porque es válida; en definitiva una norma existe cuando existe, y cosas así venía a decir.
    Yo, más schmittiano, creo por el contrario que el deber moral impondría precisamente la desobediencia a tal norma.

    Comentario por Carlos — diciembre 19, 2008 @ 1:17 pm

  13. Es que para eso tenemos una Constitución, en la cuyo artículo 10.2 se dice que “. Las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que la Constitución reconoce se interpretarán de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos y los Tratados y acuerdos internacionales sobre las mismas materias ratificados por España”.

    Una norma puede tener, en efecto, validez y eficacia, pero carecer de valor. En ciertos momentos y determinadas materias resulta muy difícil saber si una ley es justa o no. Pero tener una norma fundamental ayuda. Creo que, en este sentido, y con todo lo mejorable que es nuestra Constitución (que va a cumplir sus 30 años con notable buena salud; un gran logro en la historia constitucional de España), y pese a lo difícil que el Constituyente puso ejecutar las reformas de mayor calado, no debemos tener demasiado miedo. Si no tuviésemos ese faro, ese norte que orienta todo nuestro sistema jurídico, consideraría plenamente admisible y defendible la desobediencia de las normas que, lejos de regular al ciudadano en sus relaciones con los demás y con los Poderes Públicos, sirviesen únicamente como ominosa amenaza o instrumento de opresión.

    Solamente en determinadas cuestiones, de marcada índole moral, existen zonas de fuertes fricciones entre distintas concepciones de lo que es justo. Pero no veo dilema moral alguno en el tema que nos ocupa. Es perfectamente legítimo manifestar el descontento popular frente a nuestro “tirano elegido por el pueblo”, y lo único que creo que nos queda acordar son los medios para mostrar ese descontento. No sólo espero que la ciudadanía haga temblar con su clamor los cimientos de Ferraz y Génova: espero, cosa dificilísima, que los dos principales partidos sean capaces de reaccionar en la dirección correcta (que es ponerse de acuerdo en luchar contra la crisis, dejando para momentos de ocio sus pequeñas, mezquinas disputas). Espero una racionalización de todas las Administraciones que haga menos gravosa su existencia y libere recursos que podrán ser dedicados al fomento de la industria, el comercio y cualesquiera otras actividades que engrandezcan la economía de esta nación. Espero, acaso, demasiado; acaso demasiado poco. De momento las previsiones son nefastas y, para algunos “creadores de opinión”, nefandas.

    Comentario por Keyser Söze — diciembre 19, 2008 @ 8:47 pm

  14. Dos preguntas, Don Roberto:

    – Por qué medimos siempre con respecto al PIB las cantidades asignadas para ayudas (sistema financiero, automovilístico, pymes, etc) y demás partidas?. ¿No sería más correcto referenciarlas a la suma de ingresos del Estado en los presupuestos generales (+-140.000 millones euros, creo). Ése sí es el dinero del que disponemos para gastar. ?!

    La noticia pasaría de ser:
    “El Gobierno entregará 30.000 millones de euros a las financieras, un 3% del PIB”
    a
    “El Gobierno entregará 30.000 millones de euros a las financieras, un 21% del IPG”

    Casi nada, un 21%.

    – No sé si será “legal” o “ilegal” el convocar huelga general para manifestar el descontento con el gobierno. Yo también creo que no es la mejor medida. Pero es que acaso es legal (a nivel de UE) dar ayudas a los bancos y demás sectores?.

    Ahora mismo, todo vale. Nadie echará el grito en el cielo si, por ejemplo, se cierran fronteras a importaciones o se toman otras medidas proteccionistas. Más exactamente, todos se quejarán pero al poco dirán “tonto el último”.

    Saludos a todos.

    Comentario por F r a n c i s c o — diciembre 19, 2008 @ 10:26 pm

  15. Sabía que me ibas a venir con lo de la Constitución. Lo que yo puse es, como dije, un ejemplo extremo. Los ejemplos extremos tienen estos inconvenientes. Me hubiera bastado con poner el ejemplo de educación para la ciudadanía sin más, una norma injusta que no tiene por qué ser inconstitucional, al menos in ictu oculi. Con esa norma lo que se pretende es que los hijos y los nietos de los que hoy obedecen y pagan impuestos, continúen dentro de 20 años obedeciendo y pagando impuestos a los hijos y nietos de los que hoy mandan y cobran por mandar. O sea, perpetuarse en la relación de dominación de unos hombres sobre otros.
    Puedes encontrar muchas normas injustas sin que por ello tengan que ser inconstitucionales. El Boe está plagado de ellas.
    Otro ejemplo bien actual: el dinero de todos que están regalando a los banqueros. ¿Es inconstitucional? Pues quién lo sabe. El constitucional se pronunciará si es que algún día llega a pronunciarse. Lo más probable es que no lo haga. Mientras tanto…ya sabes: norma válida y eficaz.
    Puede que sea difícil saber qué es lo justo, pero todos sabemos cuándo estamos en presencia de una injusticia.

    Comentario por Carlos — diciembre 21, 2008 @ 9:22 pm

  16. Entiendo que el Sr. Centeno está acertando en todos los diagñosticos sobre la evlución de la economía.
    Rogaría, que con la que está cayendo, explique cómo es posible que la banca privada española esté dispuesta a financiar la compra por ENEL de las acciones de Acciona, por importe de muchos miles de millones de euros,con el fin de facilitar el acceso total de ENEL a ENDESA, amén de facilitar las plus valías a Acciona.
    Que se lo expliquen a las sociedades que no pueden continuar ,exclusivamente por no disponer de financiación bancaria. Que si no tienen seguridad en la concesión de créditoa a otras empresas, que se lo presten al ICO con garantía del estado, pero que vaya eses dinero a resover problemas de empresas viables.
    Me parece inaudito el que nadie salte con esa información. ¡enseguida la banca italiana iba a facilitar el acceso de una firma española para controlar el equivalente de ENDESA en Italia¡

    Comentario por Francisco Javier González-Haba — enero 9, 2009 @ 12:23 pm

  17. […] Web de Empr.. Hipotecas | EnDirectorio – Directorio Web de Empresas | Directorio Web de E.. SE VE, SE VE, LOS VENDIDOS A ZP « Roberto Centeno AMPA Marcel·lí Moragas » Blog Archive » Heu de comprar un .. España en crisis […]

    Pingback por Bancaja, “La Caixa” , Caja Madrid , Caja de Ahorros del Mediterráneo y Banesto fueron las entidades que más dinero recibieron del Fondo de Adquisición de Activos Financieros « Guía de Créditos-Economía. — febrero 24, 2009 @ 4:08 pm

  18. […] Web de Empr.. Hipotecas | EnDirectorio – Directorio Web de Empresas | Directorio Web de E.. SE VE, SE VE, LOS VENDIDOS A ZP « Roberto Centeno AMPA Marcel·lí Moragas » Blog Archive » Heu de comprar un .. España en crisis tras la […]

    Pingback por Bancaja, “La Caixa” , Caja Madrid , Caja de Ahorros del Mediterráneo y Banesto fueron las entidades que más dinero recibieron del Fondo de Adquisición de Activos Financieros « Guía de Créditos-Economía. — febrero 24, 2009 @ 4:22 pm


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: