Roberto Centeno

mayo 13, 2009

BROTES VERDES A LA VISTA, SÍ, PERO DE UNA DEPRESIÓN

Filed under: Uncategorized — robertocenteno @ 10:10 am

Artículo publicado en elconfidencial.com /// 12.05.2009


El ‘slogan’ elegido por este gobierno de farsantes de cara al debate del Estado de la Nación -“Empiezan a apreciarse brotes verdes en la economía”- es solo una copia de otro utilizado por el Ejecutivo estadounidense. La diferencia es que, en el caso norteamericano, tiene un alto grado de verosimilitud, dado que, por ejemplo, los stress test acaban de demostrar que el grueso de la banca de EEUU necesita en los próximos dos años en términos de PIB, la mitad de recursos que CCM -el 0,8 % de nuestro sistema financiero- que además serán aportados por los bancos y no por el Gobierno. Los brotes verdes de la Sra. Salgado, la marioneta económica de Zapatero, se resumen en cinco cuestiones principales que, o no tienen nada que ver con una presunta recuperación o simplemente son falsos. A saber: el Ibex está remontando, la morosidad se está reduciendo, el paro está mejorando, el crédito se está recuperando y los indicadores adelantados bien, gracias.


El primero de los brotes, el Ibex, no representa para nada la marcha de la economía española. Sus principales componentes son empresas multinacionales que realizan los dos tercios de sus beneficios fuera de España, y cuya aportación al PIB y al empleo directo, apenas suponen el 3 y el 1% del total, respectivamente. El 97% de la economía española está constituida por pymes y autónomos, que están desapareciendo a razón de unos 1.000 diarios como consecuencia de la falta de financiación por parte del sistema financiero, que no solo está engañando vilmente al Gobierno sino que está destruyendo literalmente el tejido productivo del país.


El siguiente es la morosidad, cuyo ritmo de crecimiento se ha moderado en el primer trimestre, no porque la situación haya mejorado, sino porque el Banco de España que se está comportando con una irresponsabilidad suicida en todos los temas de su competencia -valoraciones totalmente ficticias y absolutamente hinchadas de los activos que figuran en los balances, utilización fraudulenta de los avales del Estado, engaño masivo a los pequeños ahorradores en la colocación de preferentes, etc, ha cambiado las reglas de cálculo de la morosidad a mayor gloria de Zapatero, no exigiendo ahora el poner en mora préstamos que sobrepasaban ciertas condiciones, por ejemplo, cuando sobrepasaran el 90% del valor del activo, o cuando la última valoración así lo exigía. Y esto sin tener en cuenta la compra masiva de activos a precios por encima de mercado por parte de cajas y bancos, para evitar el impago, y que multiplicarían por cuatro los ratios de morosidad directa.


Luego viene el camelo del paro, que expliqué recientemente en otra Tribuna y que resumo: el incremento del paro registrado oficial, corregido de estacionalidad, y publicado por el Ministerio de Economía, fue de 118.000 personas en abril, cuatro veces más de lo que nos contaban Corbacho y Salgado, ignorando ésta última las cifras de su Departamento. Pero a esta cifra habría que sumarle los 100.000 empleos, también oficiales, creados o mantenidos temporalmente por el Plan E, en total 218.000 parados oficiales, equivalentes a unos 300.000 reales. El lenguaje falsario de estos mentirosos compulsivos no tiene realmente parangón en las sociedades democráticas. Y suma y sigue.


El crédito se está recuperando: falso de toda falsedad, el crédito importante, el crédito que hace recuperarse o hundirse a un país, o sea el crédito a pymes y autónomos, está más estancado que nunca. Las líneas virtuales del ICO son una tomadura de pelo de proporciones oceánicas, incluso en el crédito al consumo, el solvente. Por supuesto, un concepto que cajas y bancos desconocían hasta hace un año, se realiza con los mayores tipos de interés reales de la historia de España, al 16 % TAE, y respecto al resto, y como denuncia el BCE, la banca española tiene los tipos de interés más altos de toda la eurozona.


Además hay otros problemas. El primero, la tomadura de pelo de la banca al Gobierno, o mejor a los españoles, que somos quienes ponemos el dinero, utilizando avales por 90.000 millones de euros y subiendo, no para colocar deuda española a inversores extranjeros y atraer así unos capitales que el país más endeudado del planeta -debemos al exterior el 180 % del PIB- necesita desesperadamente, sino para prestárselos los unos a los otros, y en definitiva quedándoselo ellos mismos, desvirtuando así totalmente la finalidad para la que fueron asignadas estas gigantescas cantidades. Y el BdE no dice ni pío, como si el tema no fuera con él, y claro, la marioneta económica de Zapatero, la Sra. Salgado, que no sabe ni de qué va la fiesta, pues menos. Y luego viene la estafa masiva que están perpetrando bancos y cajas con los pequeños ahorradores, colocándoles miles de millones de acciones preferentes, con rentabilidades que son la mitad o menos de las que podrían obtener en bancos internacionales, infinitamente más solventes, o incluso en los propios bancos y cajas españoles, pero comprando preferentes antiguas cuyo precio es la mitad o menos del nominal. Sencillamente no hay derecho a que se engañe así a los pequeños ahorradores, que creen obtener una rentabilidad razonable a su dinero cuando es justo lo contrario, porque nadie les explica que con rentabilidades del 6 % como las que les ofrecen, frente al 10/14% que podrían obtener preferentes similares, el valor de mercado de sus preferentes caerá prácticamente a la mitad en pocos meses. Y el BdE ni pío, y la CNMV desaparecida en combate.


Y después, el colmo del disparate: los indicadores adelantados, o aquellos indicadores que marcan la tendencia futura de la economía. ¡Pero cómo pueden ser tan mentirosos! Visados de superficie a construir, -56,2% en febrero, último dato, vs.-55, 9% en enero; pedidos a la industria, -29,7% último dato, la mayor caída de la serie histórica, algo que no es ya una caída, es una debacle; disponibilidad de bienes de equipo, o capacidad de producción futura, un desplome estratosférico, -43,3% vs. -32,6 %; impagados de efectos de comercio -ventas a plazos- 1.730 millones en marzo, un 9% más que en febrero. Además, tenemos los indicadores de actividad y demanda conocidos la pasada semana: ventas interiores, -17,6%, superando las caídas de los meses precedentes; matriculaciones abril, -46%, siete puntos por debajo de marzo, y tres veces más que la media de la UE; pernoctaciones en hoteles, -18,9 % vs. -15,5 %, etc, etc. Y esto sí que son brotes verdes, pero no de una recuperación, sino de una depresión. Y una vez más, a la vista de evolución de los principales componentes de la inversión y de la demanda, que representan el 87 % del PIB, ¿de dónde narices saca el BdE que estamos cayendo el 7,2% en base anual, solo un poco más que Alemania (-6,5%), cuyos indicadores de actividad y demanda son más o menos cuatro veces mejores?. Por cierto, que el indicador adelantado más importante en relación con la creación de empleo, el número de contratos temporales realizados por empresarios, se ha desplomado un 29%, lo que indica que el desempleo sigue creciendo a velocidad acelerada, a la vez que demuestra que la reforma laboral que proponen muchos, aunque tendría efectos positivos a medio y largo plazo, no nos sacaría de la crisis ni de lejos.


En definitiva, en el momento actual, no solo estamos en una crisis. Los motores que nos han impulsado los últimos 15 años se han esfumado, y además, tenemos el peor Gobierno desde la guerra civil, que no solo ha tardado casi 20 meses en reconocer la situación -hasta el pasado otoño ni siquiera mencionaría la palabra crisis, un retraso que ha sido clave en la profundidad y la velocidad del hundimiento- sino que iniciadas las medidas, lo ha hecho en forma de gasto masivo, disparatado e inconexo, que no ha frenado sino que ha acelerado la destrucción del tejido productivo del país. En palabras del FMI: “el estímulo fiscal en España ha sido de los menos eficaces debido a la obsesión del Gobierno por el gasto público sin atender a su composición y calidad”. Es por ello que el Financial Times afirmó hace unas semanas que “España encara la perspectiva de algo peor que una recesión, una depresión”. La segunda de nuestra historia, la primera fue en 1818 y duró más de 20 años. También, y como ocurrió durante la primera, la España que saldrá de la crisis será más pobre, con una clase media gravemente dañada, que habrá perdido buena parte de su riqueza, y por supuesto retrocedido fuertemente en renta y riqueza relativa al resto del mundo desarrollado. Y esto no es un juicio de valor, son matemáticas.


No estamos en el fondo del pozo, como dicen algunos, seguimos hundiéndonos. La evolución de nuestra economía seguirá la forma de L, y aunque en algún momento el ritmo de caída se moderará, vamos a seguir cayendo en 2009 y en 2010, momento en que sí estaremos en el fondo del mayor pozo de toda nuestra historia, y no recuperándonos como el resto de los países, sino en un pozo donde habrá siete millones o más de parados, un pozo donde el PIB real será un 20/25% inferior al de 2007, un pozo donde el déficit público se situará por encima del 15%, donde la Seguridad Social estará quebrada y necesitará del recurso masivo al Presupuesto -algo por otro lado de toda justicia, y no solo porque sea obligado ayudar a los pensionistas, que también, sino porque el dinero es suyo. El Estado les debe 245.000 millones de euros, que sacó de sus cotizaciones el Gobierno socialista en los años 80 y 90 para financiar otras actividades-, un pozo donde la economía española habrá dilapidado toda su credibilidad internacional con un endeudamiento exterior cercano a dos veces el PIB, y necesitando aún casi 100.000 euros anuales de crédito exterior para sobrevivir, una cantidad que será prácticamente imposible conseguir.


Y no saldremos en años de ese pozo porque no hay ningún mecanismo, ni divino ni humano, que lo permita, a no ser que reduzcamos drásticamente el tamaño del Estado, dando marcha atrás a la locura autonómica, reduciendo el número de funcionarios y asesores en dos terceras partes, y el gasto total en al menos un tercio. ¿Cómo es posible que en 2008 haya aumentado en 156.000 personas el número de funcionarios, y tengamos que destinar 120.000 millones de euros a gastos de personal en 2009? El disparate es tan gigantesco que no hay realmente palabras para calificarlo. Y después el sistema financiero, que ha conseguido de momento, gracias a la prodigalidad del BCE, eludir el problema de liquidez pero cuyo problema de solvencia es inimaginable. Y es inimaginable porque con la ayuda del BdE nos están engañando en todo, en el valor de sus activos, en la morosidad, en sus beneficios reales -CCM con unas pérdidas de mas de 700 millones en 2008 daría beneficios y mejoraría en todos sus ratios-, con la normativa estadounidense el 60% del nuestro sistema financiero estaría quebrado, y, sin duda, lo acabará estando, porque las premisas de recuperación en que basa el sistema y el BdE el no afloramiento de la realidad, simplemente no van a suceder. Resulta ridículo escuchar a algunos banqueros, que se han quedado con activos inmobiliarios a gran escala, diciendo que van a ganar muchísimo porque los pisos van a subir de precio, y efectivamente subirán -con 2,5 millones de pisos nuevos a la venta, 1,1 de promotores y 1,4 de particulares que compraron como negocio- el día del Juicio por la tarde, pero antes bajarán en un 50% o más, como ha sucedido en el resto del mundo.

IMPRIMIR

Leer desde robertocenteno.es

Todos los artículos

Anuncios

21 comentarios »

  1. Dice usted bien:

    “Por cierto, que el indicador adelantado más importante en relación con la creación de empleo, el número de contratos temporales realizados por empresarios, se ha desplomado un 29%, lo que indica que el desempleo sigue creciendo a velocidad acelerada, a la vez que demuestra que la reforma laboral que proponen muchos, aunque tendría efectos positivos a medio y largo plazo, no nos sacaría de la crisis ni de lejos.”

    Luego, dígame, servirían de algo las reformas laborales en empresas que se declaran en quiebra? Evidentemente no. Por tanto, por qué este empecinamiento en desviar la atención de la crisis y no reconocer ni atacar sus raíces, cuales son: la burbuja inmobiliaria e inmigratoria asociada, la crisis fianaciera consecencia de la avaricia y la escpeculación de banqueros y nacionalistas. Todo promocionado por los que realmente necesitan las reformas: el liberlismo económico, las instituciones y la izquierda parasitaria. Que devuelvan todo el dinero que han robao y saqueao; incluidas las familionas y las Atonomías, el cáncer de la nación.

    Comentario por migue — mayo 13, 2009 @ 11:23 am

  2. (borrad, endividuos, borrad si podeis, gentuza, colgaros seria poco)
    28-03-09, noticia: “El Parlamento abrió ayer la puerta a una reforma laboral profunda. Los grupos del Congreso de los Diputados dieron su voto unánime para que el real decreto de medidas en defensa del empleo, aprobado recientemente por el Gobierno, sea tramitado como proyecto de ley. Este procedimiento permitirá introducir enmiendas relacionadas con el mercado de trabajo como el abaratamiento del despido, la reducción de cuotas empresariales, la legalización de las agencias privadas de colocación, la reestructuración de los contratos o la extensión de la actividad de las empresas de trabajo temporal”.
    ¿Estaréis contentos, eh, liberales chulescos, izquierda parasitaria?, al fin imponéis las reformas laborales, el despido libre, el sufrimiento para las familias trabajadoras. ¿Tras habernos saqueado para pagar vuestras delictivas deudas, así nos pagáis? Enhorabuena, lo habéis conseguido y además de forma chulesca, traicionera y rastrera, como no podía ser de otra manera. Es decir, la vais a meter como ley, para que ningún trabajador, salvo que seamos diputados, podamos impugnarla. Muy buena jugada, si señor. Trabajador español ya te dije que nos habían declarado la guerra. Los que dicen que nos representan se han revelado y convertido en nuestros más encarnizados enemigos: dictadura de partidos. Todas las medidas que van a tomar encubren la principal: salvarse ellos, no lo olvides. ¿Qué van a hacer ahora los sindicatos, “los otros que también nos defienden”, ahora que se han reído de ellos? Pues ya lo vemos: traicionarnos. Mis felicitaciones liberales chulescos, izquierda parasitaria, os habéis quitado de encima las culpas de vuestra burbuja inmobiliaria e inmigratoria que nos ha llevado a esta crisis. Y encima sacáis pecho e imponéis la ultraliberal e infame directiva Bolkestein. Felicidades… endiviuos.
    Pero qué ruines y miserables sois, dios.. Que os reformen a vosotros, pero la cabeza. Y devolved el dinero y pagad por ello ¿eh?, que no me entere yo…

    Comentario por endividuos — mayo 13, 2009 @ 12:46 pm

  3. borrad mamonazos, borrad..
    Directiva ultraliberal Bolkestein y hacia el negocio infinito: ¡A ver… Inyectad más dinero de los trabajadores, de los pensionistas, que alguno se hará más rico e irá de putes a celebrarlo! Hacia el negocio infinito y más allá: haced más pisos, meted más gente; meted más gente, haced más pisos.. “pogresad”, creced y multiplicad vuestra fortuna…. hasta que la caguéis, bfurros. El problema, señores, ha sido la burbuja inmobiliaria e inmigratoria asociada que comenzó el anterior gobierno y éste la remató. Pisos y votos. Ya se que cuesta reconocerlo, y que ahora nos echan la culpa a los trabajadores y nos van a fundir los plomos con los despidos, pero fue así. Y así ocurrió en EEUU: Metieron más de 45 millones de inmigrantes, más 12 millones sin papeles –los espaldas mojadas, el equivalente a las pateras y cayucos de aquí-; éso las cifras oficiales que como sabemos ocultan la verdadera realidad. Pero, allí fueron más listos, son más listos, empaquetaron las hipotecas basura, subprime, en acciones que vendieron a todo el mundo aprovechando la especulación, la avaricia y la codicia.. Por tanto, cuando explotó la burbuja a causa de la subida de los intereses y del petróleo, tenían la “mierda” expandida por todo el mundo… ¿Y ahora qué? si, como dijo alguno, el agujero negro creado es siete veces el PIB de todo el mundo. ¿Quién van arreglar ésto, los tuercebotas liberalescos?, ¿la izquierda parasitaria? Es decir el G-20, un grupo de Golfos, encima muchos de ellos supuestamente no tienen pa comer, la gente emigrando, el que puede y no padece defecto físico ni psíquico claro, y ahí les tenemos en el grupo de los ricos, los que después de haberla liao ahora sí van a arreglarlo todo. Este es el mundo al revés… Y aquí los culpables: la Comunidades Autónomas, los reinos de Taifas que dicen algunos. Sobre todo Madrid y Cataluña, endeudaos hasta las cejas –Caixa y Caja Madrid-.. saqueadores natos.. 11-M, 11-S, regalitos circunspectos de la inmigración… Alguien da más… Gentuza.

    Comentario por endividuos — mayo 13, 2009 @ 12:48 pm

  4. cierto eso de los pisos y mi pregunta es, a rio revuelto ganancia de pescadores, y los terrenos rusticos que?

    Comentario por enrique — mayo 13, 2009 @ 1:12 pm

  5. y solo un inciso el fondo de las SS ha sido utilizado por todos ellos, todos(periodico economico del mundo de no se que fecha) y en el ladrillo se han apoyado todos asique la verdadera causa de la crisis esta latente en nosotros los españolitos, corruptos y cobardes hasta la medula y luego vamos de buenos padres, jejeje pa morirse

    Comentario por enrique — mayo 13, 2009 @ 1:20 pm

  6. que cosas algunos ni saben que es el liberalismo real y hacen como aquellos fachas que critican el comunismo sin si quiera saber que es la planificacion centyralizada, los liberales nunca estuvieron a favor de la rapiña pero como decia rajoy en el debate de la nacion hay que aprender a leer(aunque se ve que él tampoco fue a clase de matematicas, don roberto una cosita de este link, lealo si le apetece http://www.liberalismo.org/articulo/420/12/extension/foralismo/espana/

    Comentario por enrique — mayo 13, 2009 @ 5:50 pm

  7. […] Pues ya vers como se entere ZP. Adems los indicadores de EEUU eran medianamente ciertos, que aqu, ni eso como se puede comprobar en el siguiente enlace de Centeno: BROTES VERDES A LA VISTA, S, PERO DE UNA DEPRESIN Roberto Centeno […]

    Pingback por Consumo en EEUU (abril): un brote verde que se marchita - Burbuja Econmica — mayo 13, 2009 @ 6:02 pm

  8. Sr. Roberto Centeno se puede o no estar de acuerdo con las cifras que se dan, y se puede estar de acuerdo con su visión de la situación que vivimos, pero su tono, sus insultos y su vulgaridad le restan total autoridad. Su palabreria, a pesar de que pueda tener razon, si que roza el stalinismo y el nazismo

    Comentario por ADOLFO — mayo 13, 2009 @ 7:16 pm

  9. Los liberales que tenemos aquí son los que dicen: si los pisos suben es porque la gente puede pagarlos. También dicen: hay que abaratar el despido para evitar más despidos.
    Algunos dicen, hay que liberalizar el suelo para…(en el fondo para no tener que pagar las coimas a los concejales y técnicos de ayuntamiento corruptos y llevárselo todo ellos)
    Esto es lo que hay en este país, latrocinio y rapiña por doquier.
    Por la izquierda tenemos otro panorama desolador, en el fondo constituye todo esto una clase política a la medida de un pueblo que la apoya como se apoya al Madri o al Barsa. Un pueblo que contemplaba satisfecho a la subida de sus propiedades(gano más que trabajando) y no les importaba ver cómo sus hijos se endeudaban hasta extremos rocambolescos.
    Sé que es duro, pero los líderes de éste país han sido elegidos por el pueblo, y sólo se puede elegir entre lo malo y lo menos malo, pero malo a su vez.
    En Argentina llegaron los peronistas y siguen saqueando el país a sus anchas, como siempre, y el pueblo los vota.
    A eso vamos.

    Comentario por morenin — mayo 13, 2009 @ 8:04 pm

  10. Y los comentarios sobre la inmigración que hace un forero,
    pues toda la razón,… ahora no se les puede echar y pedirán ayudas y ocuparán pisos. Claro que a los que a gran parte de los que se han beneficiado de todo el montaje ya les trae sin cuidado: ellos tienen sus dineros a buen recaudo en Luxemburgo, Miami y demás. Alguno ha invertido aquí pero el dinero está fuera del patrimonio de su empresa y salvo que venga un juez kamikaze retrotrayendo los efectos de un concurso de acreedores está a salvo.
    Ha sido un éxito rotundo, un saqueo consentido y apoyado por un país de borregazos que ahora no saben qué ha pasado.

    Comentario por morenin — mayo 13, 2009 @ 8:11 pm

  11. Por tanto, ¿qué nos queda?
    Poca cosa, la evasión de la realidad quizás y comentar con amigos y algún desconocido en foros, la realidad es otra cosa, la mayoría están ‘endrogaos’. Intenten explicar ésto a sus conciudadanos y verán.
    Por cierto, no estoy acuerdo con el profesor Centeno en la estimación de la caída del PIB. En el resto sí. Se le olvida el efecto en la evolución de la variación de importaciones y exportaciones. Eso hace que aquí el desplome se atenúe un poco, debido a que las importaciones están bajando más que las exportaciones y eso computa positivamente en el cálculo.Por eso, no creo que se produzca esa caída del 10% sino del 5%(como las previsiones más pesimistas de organismos internacionales apuntan), esto no quiere decir que no venga un desastre económico, que viene.
    Y ahora me voy, muy buen artículo profesor Centeno.

    Comentario por morenin — mayo 13, 2009 @ 8:56 pm

  12. EL LIBERALISMO ECONOMICO NO ES LA SOLUCION
    El liberalismo económico, copia vulgar de las ideas de la Ilustración, es una doctrina sencilla, escrita para gente sencilla. Sus elementales postulados no son aptos para la Ciencia Económica. Lo ha demostrado el cada vez mayor impacto económico de las sucesivas crisis que esta doctrina imperfecta genera. Constatados sus efectos perniciosos, necesita una REFORMA profunda y urgente, adecuada a nuestro tiempo; retrasarla supondría prolongar su agonía innecesariamente.

    EL LIBERALISMO NO ES LA SOLUCIÓN A ESPAÑA ES EL PROBLEMA… Y PISTONUDO
    (vean, vean el artículo de Manuel Llamas, alias el liberal)

    Rothbard afirma que la creación del Estado-nación moderno surgió de la conquista “imperial” a través de la centralización de los poderes que ostentaban las nacionalidades periféricas. Así, resulta absurdo pensar que el Estado es poseedor de todo su ámbito geográfico en la misma medida en que un individuo es propietario de su cuerpo y bienes materiales. Según Rothbard, resulta del todo insostenible defender la proclamación del Estado como propietario absoluto, en todo tiempo y lugar, del espacio físico sobre el que se asienta esgrimiendo el concepto de “integridad territorial”, ya que tal radio de influencia ha sido adquirido, bien mediante el ejercicio de la fuerza, bien mediante acuerdos voluntarios que bien podrían ser rescindidos.

    De este modo, en su trabajo Naciones por consentimiento. Descomponiendo el Estado-Nación, retoma la teoría del consentimiento del poder emprendida por Juan de Mariana. Rothbard concluye que no todas las fronteras comprendidas bajo el Estado-nación son justas. Sólo será legítimo en la medida en que dichas naciones se adhieran a esa mayor entidad bajo su libre consentimiento. Es más, cada nacionalidad, entendida ésta como masa social perteneciente a una misma cultura o valores, debería ser libre de adherirse o secesionarse de cualquier Estado-nación de forma voluntaria mediante libres acuerdos. Así, los escoceses, según Rothbard, deberían poder separarse de Reino Unido para ser independientes e, incluso, crear una nueva entidad junto a otras naciones a modo de Confederación Céltica. Aquí radica la teoría del libre consentimiento.

    Por otro lado, Rothbard asegura que un mayor número de nuevas naciones, de tamaño por tanto más reducido, puede incluso favorecer el desarrollo del libre mercado. A modo de ejemplo, imagínense que cada provincia, vecindario o bloque de edificios imprimiese su propio papel moneda. Esto haría más evidente aún la ineficacia del dinero fiduciario por vía forzosa. Por el contrario, un mundo más descentralizado haría mucho más atractivo el valor de una moneda basada en el oro o la plata.

    De hecho, el modelo anarcocapitalista de Rothbard, centrado en la privatización total de calles, distritos y vecindarios (en manos de personas o agencias) discurre, como es lógico, por la senda de la mayor descentralización administrativa posible, de modo que un poder político fuerte y centralizado sería del todo inviable.

    De este modo, la descentralización ha de ser entendida como una vía realista y cierta para la consecución de una mayor libertad individual, ya que el poder estatal quedaría contrarrestado a través de la competencia administrativa proveniente de otras entidades políticas en competencia directa.

    ¿Pero se traduce de algún modo esto en la práctica?

    Bien, echemos un vistazo al índice de libertad económica que elabora anualmente la Fundación Heritage, que analiza 157 países de todo el mundo. En la edición de 2008, recientemente publicada, observamos que los modelos federalistas y secesionistas ocupan los primeros puestos de la tabla.

    El ranking lo lidera nuevamente Hong Kong, que formalmente se constituye como República Administrativa Especial de la República Popular China, tras su descolonización por el Reino Unido en 1997.

    Le sigue Singapur que, durante la II Guerra Mundial cayó bajo el dominio del Imperio Japonés. Posteriormente, en la década de los 60 se constituye como república independiente tras secesionarse de la Federación de Malasia.

    El tercer puesto es ocupado por Irlanda, constituido como país independiente del Reino Unido en la primera mitad del siglo XX. Mientras que el cuarto y quinto puesto son ocupados por Australia y EE.UU, respectivamente, ambos con sistemas políticos federales. Es más, el modelo federal de Canadá (puesto 7) y el cantonés de Suiza (9), superan incluso en libertad económica a la avanzada economía liberal de Reino Unido.

    Letonia, una república ex soviética alcanza el puesto 12. Todo un avance si tenemos en cuenta que hace menos de 20 años sufría el yugo impuesto por Moscú. También cabe destacar las posiciones que ocupan los denominados paraísos fiscales. Pequeñas entidades políticas que aprovechan su autonomía tributaria para atraer un gran volumen de capitales que, a su vez, redunda en el bienestar económico de sus ciudadanos: es el caso de Luxemburgo (15), Islas Mauricio (18), Barbados (21), Chipre (22) o Bahamas (24), por poner algunos ejemplos. Todos ellos por delante de España, que se sitúa en el puesto 31 del ranking.

    Por el contrario, los países comunistas, de poder gubernamental fuertemente concentrado en pocas manos, reflejan la ausencia total de libertad individual y pobreza económica. Así, los últimos puestos de la tabla corresponden a Corea del Norte, Cuba y Zimbabwe. Otros casos preocupantes son los de Venezuela (148) y Bolivia (123), cuya regresión en el índice es creciente, y cuyos gobiernos comunistas pugnan en la actualidad por borrar del mapa todo atisbo de autonomía regional en sus respectivos países.

    ¿Casualidad? Lo dudo. En la actualidad, el sistema político español está viviendo un proceso de transformación y profundo cambio que, en la práctica, modifica de forma sustancial el funcionamiento del Estado. En esencia, España avanza hacia el federalismo de modo irreversible.

    En la actualidad, las comunidades autónomas ingresan un 33% del IRPF, un 35% de IVA y un 40% de Impuestos Especiales. Pero la reforma del modelo de financiación autonómico, aún por negociar, incrementará dicha participación en los impuestos estatales, al hilo de la senda marcada por el Estatut catalán. Los tramos se elevarán al 50% del IRPF y de IVA y al 58% de los Especiales. Las comunidades autónomas gestionan ya más recursos que el propio Estado en materia de gasto. Así, el gasto público regional, en cuanto a operaciones no financieras, aumentará de media un 6,03% en 2008, hasta alcanzar los 164.396 millones de euros. Esto supone un 7,76% más que el gasto que contempla los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el presente ejercicio: 152.560 millones.

    Sin, duda, alguno dirá que tal proceso también se está traduciendo en una regresión de las libertades individuales y en el auge de nuevas trabas administrativas y fiscales al libre mercado en ciertas comunidades autónomas. Y no les falta razón. Sin embargo, observo más oportunidades que desventajas.

    La descentralización conlleva el auge de entidades administrativas con capacidad autónoma, aunque de momento limitada, para establecer sus propios marcos y normas regulatorias dentro del propio Estado nacional, fomentando con ello la competencia fiscal y económica entre los diversos territorios que lo constituyen y, al mismo tiempo, dificultando, en gran medida, el intervencionismo homogeneizador del Gobierno central.

    Ya en 2007, podíamos observar las siguientes diferencias fiscales en función de la residencia del contribuyente. Por poner un ejemplo, una familia integrada por dos cónyuges, una hija de cuatro años y un hijo de ocho meses, con unas rentas medias inferiores a 43.000 euros y con una hipoteca pagarían en Madrid 2.418 euros en IRPF frente a los 3.240 de Asturias o Aragón, según un estudio del Registro de Economistas y Asesores Fiscales. Debido en parte a las deducciones aplicadas en cada territorio.

    Pero esto tan sólo es el inicio. El proceso de creciente diferenciación tributaria, avanza más allá, mediante la eliminación de algunas figuras fiscales ciertamente gravosas. A este respecto, destaca la Comunidad de Madrid como referente obligado para el resto de regiones a la hora de fijar sus respectivas políticas fiscales. Desde su llegada al poder en 2003, la presidenta regional Esperanza Aguirre ha provocado un efecto arrastre en la eliminación de determinados impuestos. Y es que Madrid ha originado una competencia fiscal a nivel regional que, lejos de detenerse, tiene visos de avanzar con fuerza a la vista de los resultados obtenidos.

    Desde hace algo más de dos años, el Impuesto de Sucesiones y Donaciones goza de una bonificación del 99% en Madrid. Si no se ha suprimido es porque tal competencia pertenece al Estado al tratarse de un impuesto cedido.

    Su implantación ha generado un aumento sustancial de este tipo de transmisiones en Madrid. Las autonomías populares ya contemplan la puesta en marcha de esta misma medida. Esto ha obligado a que los gobiernos regionales del PSOE aboguen por su eliminación (Castilla-La Mancha) o barajen reducciones importantes, con el fin de no perder competitividad frente a las ventajas tributarias del resto.

    A finales del pasado año el Ejecutivo madrileño anunció una “drástica” rebaja de tipos en el Impuesto de Patrimonio (IP). Aguirre situó el máximo en el 1,5% a partir del 1 de enero, mientras que en el resto del Estado se mantendrá en el 2,5%, al tiempo que redujo de ocho a seis los tramos de este tributo, que grava la riqueza de los contribuyentes.

    Sin embargo, el objetivo último del Gobierno regional consiste en dejar inoperativa esta carga fiscal a partir de 2010, mediante exenciones de hasta el 99%, tal y como anunció la presidenta madrileña en su discurso de investidura del pasado mes de junio.

    Las reacciones a esta iniciativa no se han hecho esperar a nivel político: el propio PSOE ha anunciado la eliminación del IP en toda España, contradiciendo su supuesta ideología progresista. Hasta el momento, tan sólo Cantabria, Canarias, Cataluña, Galicia y Extremadura habían elevado en diferente grado, el mínimo exento de cotización, pero sin llegar a aplicar rebajas de tipos.

    Sin embargo, Madrid se ha convertido en un ejemplo a seguir para las comunidades gobernadas por el PP, ya que se muestran dispuestas a avanzar por la senda de las reducciones fiscales que marca Aguirre: Valencia, Murcia, La Rioja Castilla y León o Canarias –tras el pacto entre PP y CC– anunciaron el pasado año la supresión de esta carga para los contribuyentes con patrimonios bajos y medios, entre diversas deducciones impositivas.

    Ante este proceso, resultó sorprendente la respuesta del consejero de Economía de la Generalitat que, contradiciendo su tradicional discurso sobre la defensa de la autonomía fiscal, abogaba por la intervención del Estado para que estableciera un umbral mínimo ante las rebajas “desleales” de Madrid y, sobre todo, Valencia. Y es que, en los últimos años, se viene presenciando un creciente trasvase de capital, sedes empresariales y registros de residencia entre comunidades autónomas que responde estrictamente a motivos fiscales (es el denominado voto con los pies).

    Así pues, ya no es algo exclusivo de Navarra y País Vasco (territorios forales) que, por cierto, lideraron nuevamente en 2007 todos los indicadores económicos de bienestar, riqueza y renta per cápita del país. En concreto, según los últimos datos oficiales, los vascos disponen de una PIB per cápita de 30.600 euros, duplicando casi la de los extremeños y andaluces. Le siguen Madrid (29.900) y Navarra (29.500).

    Por el contrario, Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha, receptores netos de los recursos tributarios de las comunidades autónomas más ricas, siguen ocupando los puestos de cola en este ámbito. Su PIB per cápita sigue siendo inferior al 80% del PIB per cápita medio español (situado en 23.396 euros).

    De hecho, la diferencia entre regiones ricas y pobres se ha ampliado el pasado año, poniendo en evidencia algo que la Escuela Austriaca viene demostrando desde sus inicios: la redistribución de los recursos no genera en ningún caso riqueza ni capital, tan sólo dependencia e ineficiencias económicas.

    En este sentido, el sistema de financiación autonómica regional gira sobre el eje del controvertido concepto de “solidaridad interterritorial”. Pero de solidaridad nada de nada. Se trata de una mera imposición estatal basada en la transferencia bruta del capital usurpado a los contribuyentes de las comunidades autónomas más ricas a favor de las más pobres.

    Este sistema tan sólo ha generado una amplia red pública de subvenciones y clientelas políticas a favor de determinados colectivos (véase mineros, agricultores o empresas públicas autonómicas, por citar tan sólo algunos ejemplos) que en nada ha contribuido al desarrollo de sus respectivas economías. Además, los criterios de reparto dependen más del equilibrio de fuerzas políticas (juego de alianzas democráticas) propio de lo partidos que de las necesidades reales de financiación pública.

    De hecho, tal y como reflejan los últimos datos de la Contabilidad Regional Nacional del INE, la brecha del PIB per cápita entre ricos y pobres (vascos y extremeños) se acentúa. El Fondo de Suficiencia prevé el reparto de 33.648 millones de euros en 2008, entre todas las autonomías de régimen común. Pero, ¿cómo se distribuye el pastel? Según un informe del Servicio de Estudios del BBVA, Madrid es la comunidad autónoma que más aporta al conjunto del Estado, con una media de 12.304 millones de euros durante el periodo comprendido entre 1991 y 2005, duplicando la contribución de Cataluña (6.934 millones), segunda autonomía que más aporta al sistema de solidaridad.

    Dicha cuantía equivale a la diferencia que existe entre los recursos aportados al erario público por los contribuyentes de cada región en comparación con las prestaciones recibidas de la Administración Pública Central en esta etapa. Así, la Comunidad de Madrid se sitúa como el principal contribuyente neto del sistema de solidaridad interterritorial existente en España, seguido de Cataluña, Baleares, con un saldo negativo de 770 millones de euros, y la Comunidad Valenciana, cuyo déficit fiscal alcanza los 228 millones.

    Los resultados del informe reflejan que el sistema de reparto mantiene, en general, (a excepción del caso particular de las regiones forales), la lógica que inspira el principio de solidaridad interterritorial: las regiones con más recursos (Madrid y Cataluña concentran cerca del 40% del PIB nacional) deben aportar más dinero (impuestos), para favorecer a las más pobres.

    Las autonomías que son beneficiarias netas del sistema son Andalucía, con una balanza fiscal positiva de 10.237 millones de euros, seguida de Galicia, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Canarias y Extremadura, cuyos saldos se sitúan entre los 4.000 y los 2.000 millones.

    Con dicho modelo, el saldo negativo de Cataluña con respecto a su PIB se eleva hasta el 5,2% (en Madrid se eleva al 10,18%). Así, atendiendo a los ingresos imputados, es decir, a las cargas impositivas que nutren las arcas del Estado, las comunidades que más contribuyen a financiar la Administración Central son Madrid y Cataluña, con una aportación media per cápita de 7.826 y 6.754 euros, respectivamente, entre 1991 y 2005.

    Por el contrario, Navarra, Canarias, Extremadura y País Vasco son las que menos aportan, con una contribución media por habitante inferior a los 4.000 euros. Y eso que tanto Navarra como el País Vasco, que gozan de regímenes forales, lideran el nivel de riqueza per cápita nacional. De hecho, en términos de balanza fiscal, el saldo de Navarra arroja una aportación estatal extra de 584 euros per cápita, mientras que en el País Vasco se eleva hasta los 792 euros.

    Así pues, la descentralización política y administrativa, que tantos insisten en criticar, lejos de suponer un peligro o riesgo, acentúa dos esferas básicas de la praxis política. Por un lado, la autoridad de los gobiernos locales y regionales, lo cual implica el acercamiento de la administración a los ciudadanos, en términos de eficiencia, accesibilidad y comprensión. Pero también, en cuanto a la posibilidad de ejercer un control más férreo y directo de la gestión pública por parte de los individuos, ya que la decisión de aumentar impuestos es mucho más perceptible.

    Por otro, al competir más estrechamente, con entes descentralizados similares, el Gobierno regional pondrá énfasis y esfuerzo en el desarrollo y mantenimiento de políticas públicas claramente tendentes a mejorar los niveles de desarrollo y crecimiento económico puesto que, de no seguir tal dinámica, su población emigraría a contextos más favorables para sus intereses particulares, votando con los pies.

    Tal argumentación teórica ya está demostrando algunos de sus efectos: el impuesto de sucesiones y donaciones, en manos de las autonomías, tiende a desaparecer; algunos gobiernos, como el de Madrid, ha anunciado rebajas tributarias notables en las rentas individuales, mientras que otras, como el País Vasco o Navarra, aspiran a bajar aún más el impuesto de Sociedades.

    La España de las Autonomías ofrece así un escenario político favorable para el desarrollo y puesta en práctica de medidas liberales… Y todo ello, gracias a un principio económico básico: la libre competencia. Sólo que, en este caso, no se aplica sobre empresas o individuos, sino sobre entes administrativos, cuyo fin, no olvidemos, es igual al del resto: la mayor obtención de beneficios (impuestos) a través de la captación de clientes (contribuyentes). Luxemburgo, Mónaco, Irlanda, Andorra o Gibraltar constituyen hoy en día claros ejemplos de las premisas aquí expuestas.

    A pesar de todo, cabe recordar también que la tan recurrente redistribución económica, igualmente aplicable al mercado interterritorial (Fondo de Suficiencia, subvenciones de la UE, etc.) configura un marco de competencia desleal y elevada intervención política que, sin duda, desvirtúa en gran medida los numerosos logros y avances propios de la descentralización administrativa que propugna y defiende el pensamiento liberal. Por ello, se hace necesaria la eliminación de este sistema de redistribución interterritorial de ingresos fiscales.

    Autores austríacos de la talla de Rothbard, Hans Hermann Hoppe, el español López Amo o el propio Huerta de Soto han avanzado en la línea de la defensa de la descentralización política. Un ámbito en el que España se ha convertido en referente internacional a lo largo de los últimos años. Sin embargo, aún queda mucho por avanzar.

    Desde mi punto de vista, asistimos a una oportunidad histórica para el tránsito del estado autonómico a un estado federal. Y más aún, para la posible consolidación en el futuro de un modelo netamente foral (ya sea de regiones o de provincias) en el que las distintas comunidades administrativas dispongan de plena autonomía tributaria bajo el principio de libre consentimiento. De este modo, se abre una puerta a la configuración de un Estado central mínimo que se alimentaría de las aportaciones voluntarias de cada entidad política, bajo la férrea y cercana supervisión de sus respectivos contribuyentes.

    Comentario por endividuos — mayo 13, 2009 @ 9:54 pm

  13. Todo lo contrario de lo que usted predica Dn. Roberto.

    Comentario por endividuos — mayo 13, 2009 @ 9:56 pm

  14. Es decir el liberlalismo del Sr. Llamas refuerza las Autonomías que pasarían a ser Estados independientes a la voz de ya y que algunos ven con buenos ojos las destrucción de nuestro quierdo país. Lo que son las cosas….
    Peazo cabronazos, no tenéis dercho ni al aire que respirais libremente en mi país, malditos…

    FUERA de mi PAÍS… Y QUE OS DEN…

    Comentario por endividuos — mayo 13, 2009 @ 10:00 pm

  15. Se da cuenta, profesor Centeno, bueno, usted lo sabe mejor que yo, cómo es cierto ésto que se viene denunciando en este foro, referente a que el liberalismo económico y la izquierda parasitaria, conchabados, junto a nacionalistas y terroristas quieren acabar con nuestro querido país…

    Comentario por endividuos — mayo 13, 2009 @ 10:22 pm

  16. […] Por lo que respecta a España, el panorama queda perfectamente dibujado por Edward Hugh en su artículo Spain’s Contraction Moderates In April. Destacan especialmente los indicadores subjetivos, que últimamente han repuntado. Mérito sin lugar a dudas del gobierno, que busca tranquilidad de cara a las próximas elecciones europeas y parece haberlo conseguido. Pero demérito de una población anestesiada, que teniendo medios más que suficientes para informarse, prefiere enrocarse en su plácida ignorancia. Marc Vidal también toca el asunto y enumera algunos aspectos con su peculiar estilo. Igual hacen el Blog Salmón o Roberto Centeno. […]

    Pingback por Dos indicadores indirectos de la crisis: remesas e impuestos « RSSNEWS – Geopolítica, economía y energía — mayo 13, 2009 @ 10:40 pm

  17. don roberto le leo hace tiempo y no percibo atisbos de antiliberalismo en sus comenarios pero no se preocupe eso de la izquierda parasitaria y liberalismo(mezclando churras con merinas) o hablar de unas autonomias que solo lo son en el gasto y por tanto nada de federalismo recueda que este que se hace llamar endividuos(no se si por hacerse el gracioso) ni tiene gracia y me recuerda al tal miguel, incluso creo que son….gemelos?

    hasta OTRA NOTICIA SR CENTENO

    Comentario por enrique — mayo 13, 2009 @ 11:20 pm

  18. Y NI SABE DE QUE HABLA, CULPANDO AL LIBERALISMO DE lo que ha hecho el intervencionismo que ha mantenido tipos de interes artificialmente bajos que han provocado burbujas y los liberales que dicen que los bancos insolventes deben quebrar han sido ignorados con inyecciones del bolsillo del contribuyente, pero que mas da, quien no sabe leer tiene eso

    Comentario por enrique — mayo 13, 2009 @ 11:22 pm

  19. Vaya, Don Roberto. Parece que se ha quedado corto con eso de que estábamos ya en un 10% de caída del PIB anualizado (lo dijo en abril). Por lo visto el primer trimestre: un 3%. Lo que daría más del 12% a doce meses y tal vez nos quedemos cortos, debido a que la tendencia es a más. Y ésto con datos oficiales. La caída del turismo puede agravarlo más, si cabe.

    ¿Está de acuerdo con los datos que publica el INE?.

    Saludos a todos.

    Comentario por F r a n c i s c o — mayo 14, 2009 @ 8:40 am

  20. Me parece una burrada lo que propone Rothbard, comentado por endividuos. Eso no es plausible desde un punto de vista mundial. Si eso se aplicase a todo el mundo, pues funcionaría de perlas, pero no es el caso.

    Eso que propone, para empezar, crearía unas diferencias tremendas entre las zonas desarrolladas y las zonas subdesarrolladas, ya no sólo en materia de infraestructuras (habitualmente hablamos de unas cantidades que un ayuntamiento o comunidad autónoma no pueden sufragar por si mismas), sino también en cuestión de población. Habría ciudadanos de primera, y de segunda, por no decir de tercera o cuarta, y el funcionamiento según el sistema actual económico mundial sólo crearía lastres a la creación de empleos y “localizacióN” y “deslocalización” de empresas, con lo cual por esa regla de tres no habrían grandes fábricas ni grandes plantas de producción de bienes y servicios porque nadie quiere estar cerca de ellas.

    Eso evidentemente desde el punto de vista exclusivamente económico, el cual deja completamente de lado otros aspectos tales como defensa nacional o recursos estratégicos, ya no sólo por tener o no competencias, sino porque hoy en día, un país para poder tener un ejército, tiene que gastarse un dineral en tecnología punta, que no es precisamente barata, y un conjunto de estados como el que propone, sencillamente no podría acometer dichas inversiones, con lo cual se quedaría totalmente indefensa ante un acto hostil ya no por una potencia extranjera, sino por confederaciones de piratas o grupos de mercenarios, que indudablemente estarán mejor armadas que las pobres “ciudades-estado” de “ciudadanos-felices” egoistas ellos solos, invirtiendo sólo en su ego.

    El sistema por lo tanto, tiene implicaciones muy peligrosas en todos los campos, y no sólo en el económico.

    La expresión “la unión hace la fuerza” es, de nuevo, de máxima eficiencia. Des-unión implica enterrarse en el olvido y desaparecer, para ser absorbidos por alguien más fuerte ( o ya puestos, como en la edad media, por el que más hombres y más armas pueda tener).

    El mundo no es un convento, y aquí la gente no son hermanitas de la caridad. Si todo el mundo barre para si mismo y su provincia, indudablemente habrá zonas que se despoblarán y moriran en el pasado.
    En este aspecto Cataluña y Pais Vasco son profundamente insolidarios con provincias como Extramadura o Andalucía, y sólo ven su pela, lo cual es muy ruín desde el punto de vista moral.

    En cualquier caso, lean y juzguen.

    NOTA: Por aquí hay alguien que confunde derecha, izquierda, fascismo y stalinismo.

    NOTA2: No sabía yo que habían aprobado una ley de “estrangis” para meter el despido barato. Por fin, ya era hora, eso dinamizará el mercado laboral, lo cual es una traba enorme en una sociedad como la actual.

    Un saludo

    Comentario por morglum007 — mayo 14, 2009 @ 3:15 pm

  21. Hola Roberto.
    estoy totalmente de acuerdo con todo lo que dices mas bien creo que tanto lo que tu piensas como yo es corto con lo que ocurrira a partir del 2010.
    Llevo escuchandote 3 años en COPE y 1 en Intereconomia y espero tambien Verte o leerte o oirte en Libertad Digital.
    Me gustaria que me aclarases unas cosas en algun medi o en mi mail:

    A nivel mundial ¿cual es la situación de la deuda de la mayoria importante de paises?
    ¿Es posible que con las brutales emisiones de deuda de ellos, actualmente nos estemos comprando deuda mutuamente con la deuda ya comprada?
    Por tanto ¿es posible que muchisima cantidad del supuesto dinerio existente en numeros en el mundo no exista?
    Muchisimas gracias por leerme.
    Animo

    Comentario por Alberto — julio 1, 2009 @ 9:32 pm


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: